Política

Transparencia reduce dudas

* Estudio del Ieepp ubica al Presidente con ambiciones de convertirse en un líder tercermundista

Dos de los principales retos del gobierno son “reducir el costo político” que ocasiona la injerencia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en los asuntos internos de Nicaragua y también disminuir la tardanza con que llega la ayuda ofrecida por el gobernante venezolano, indica el último informe del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp).
El Ieepp analizó por segunda vez al sector defensa, la seguridad pública y la política exterior de la administración de Ortega. “En política exterior el gobierno de Nicaragua ha demostrado mucha atención y cuidado a las preocupaciones estratégicas de los Estados Unidos”, enfatiza el informe en sus conclusiones.
El Ieepp recomienda al gobierno “transparentar (hacer transparente) la ayuda venezolana y garantizar un mayor dinamismo en la ejecución de los programas de cooperación con Venezuela, para lo cual podría pensarse en la creación de una secretaría de la Presidencia para los asuntos de cooperación” con el país del sur.
A pesar del posible costo político, Nicaragua “hasta hoy ha aceptado jugar con los dos ejes, el de Brasil-México y el de Venezuela-Cuba-Irán, en un importante contrapeso que le permite mantenerse abierta hacia otros importantes bloques de influencia y cooperación”.

Las ansias de Ortega
Según el informe, el presidente Ortega hace lobby en las esferas políticas internacionales para proyectarse como un líder mundial tercermundista de la talla del presidente de Cuba, Fidel Castro, y del presidente venezolano, Hugo Chávez.
En la parte del estudio que aborda la política exterior del gobierno sandinista, se hace gran énfasis en el significado de los viajes del presidente y de las visitas de diversos gobernantes a Nicaragua.
Las visita de Ortega a Argelia, Libia, Irán y Senegal, están fundamentadas, a juicio del Ieepp, en una “gesto con los viejos amigos”. El informe advierte que la solidaridad política es necesaria, pero “el cimiento más importante de esa solidaridad debe buscarse en América Latina”.

Grandes avances
El informe señala que las relaciones entre Costa Rica y Nicaragua han tenido grandes avances, a pesar de “las abiertas diferencias públicas” entre los gobernantes de ambas repúblicas.
“Una política dual, de separación y diferencia entre el dicho y el hecho, de parte de Nicaragua, y de tolerancia y evasión del primer golpe de parte de Estados Unidos, ha permitido hasta hoy que las relaciones bilaterales sean razonablemente aceptables”, expresa sobre las relaciones con los Estados Unidos.