Política

Lo que Centeno ocultó a la Contraloría


Redacción Central

Documentos en poder de EL NUEVO DIARIO indican que el diputado suplente por Jinotega, Leonidas Centeno, no declaró ante la Contraloría General de la República por lo menos tres propiedades ubicadas en el municipio jinotegano de San Sebastián de Yalí.
Una de las propiedades tiene 12 manzanas de extensión y está inscrita en la cuenta registral número 10,879, asiento tercero, folios 49 y 282, del tomo 167, Libro de Propiedades, Sección de Derechos Reales del Registro Público de la Propiedad Inmueble y Mercantil del departamento de Jinotega.
Según la información, el 20 de mayo del año 2002 el diputado Centeno compró la propiedad en 300 mil córdobas al señor Salomé Felipe Blandón Herrera, a quien el mismo año también le compró un lote de cuatro manzanas ubicado en Yalí por cien mil córdobas, inscrita en la cuenta registral número 11,388, asiento cuarto, folios 002 y 003, del tomo 420, Libro de Propiedades.
Otra más
La tercera propiedad que Centeno no incluyó en su declaración de probidad, ubicada también en Yalí y comprada al mismo vendedor, tiene siete manzanas de extensión. Ésta le costó a Centeno, también secretario político del Frente Sandinista en Jinotega, cien mil córdobas. Está inscrita en la cuenta registral número 12,460, asiento cuarto, folios 299 y 300, del tomo 417. Estas tres transacciones se hicieron entre los años 2002 y 2005, y la última fue inscrita el siete de marzo de 2007.
El vicepresidente de la Contraloría General de la República, Lino Hernández, expresó la semana pasada que en caso que este órgano colegiado compruebe que Centeno falseó su declaración de probidad, se le podría establecer presunción de responsabilidad penal.
“La malversación de fondos está calificada como un delito, y en caso que se presuma que ha habido, pues lo que cabría es una presunción penal en cualquier caso que sea”, dijo Hernández.