Política

Daniel Ortega: “Sólo renegociaré Cenis”

* Cita a Lenin para defenderse contra propuesta extremistas * Afirma que renegociará plazos, intereses y destinar 936 millones a gastos de emergencia humanitaria

Eduardo Marenco

El presidente Daniel Ortega afirmó ayer ante el plenario del Poder Legislativo que por responsabilidad, su gobierno sólo renegociará el pago de los Certificados Negociables de Inversión, Cenis, descalificando a diputados y economistas independientes que han sugerido que también se renegocie el pago de los Bonos de Pago por Indemnización, BPI.
El Estado pagará C$2,556 millones de córdobas en 2008 por el servicio de la deuda de los BPI, los cuales representan el 58 por ciento de la deuda interna. Los bonos fueron creados para compensar a los confiscados por el gobierno de Ortega en los años 80.
El mandatario acudió ayer al Parlamento a solicitar apoyo para formular una reforma al presupuesto de 2008, que permita destinar C$936 millones de córdobas programados como pagos por los Cenis a las labores de reconstrucción nacional después del desastre vivido en los últimos dos meses.

Diputados cuestionan
El diputado de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Eliseo Núñez Hernández, expresó que es obligatorio renegociar el pago de los BPI, ya que un total de US$ 200 millones en bonos, fueron adquiridos por los actuales tenedores a un valor facial de US$ 40 millones, es decir, a un veinte por ciento de su valor.
Sin embargo, enfatizó Núñez Hernández, el Estado ha pagado hasta US$ 16 millones anuales sólo en intereses a los tenedores de los BPI, por lo que ellos ya han recuperado su inversión.
Esta posición fue secundada en el plenario por la diputada del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Mónica Baltodano, quien resaltó que el servicio de la deuda interna es superior al de la deuda externa, siendo en su mayoría ilegal, ilegítima, inmoral e impagable.
Baltodano calificó de “timorata” la propuesta de Ortega de renegociar únicamente los Cenis, porque efectivamente en el pago de los BPI “hay mucha sinvergüenzada”, mientras se necesita dinero para elevar los salarios a los maestros y trabajadores de la salud.
La legisladora demandó a Ortega que ordene a la Procuraduría que enjuicie a los responsables legales de la deuda interna, y afirmó que no necesita negociar con los banqueros, sino demandar que se cumpla la ley.
Por su lado, el diputado del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Freddy Torres, consideró “insuficiente y extemporánea” la reforma planteada por Ortega, y dijo que el dinero de los banqueros es dinero del pueblo.
Torres se quejó de que se robaron 500 millones de dólares durante la quiebra de los bancos y nadie está preso. El legislador del MRS, Víctor Hugo Tinoco, también pidió a Ortega que fuese a fondo en la renegociación de la deuda interna.

La respuesta de Ortega
El presidente dijo que él estaría dispuesto a desconocer la deuda interna y la deuda externa, por considerarla una deuda criminal, cuyo servicio suma unos ocho mil millones de córdobas en 2008.
Pero afirmó que “no puede hacer lo que me dicta mi corazón, porque el costo sería mayor, y ésta es una conclusión marxista-leninista”.
Aseveró que leyendo “La revolución y la cultura”, de Lenin, se enteró de que hay tres tendencias entre los revolucionarios: los extremistas intelectuales, los que creen que hay que acabar con todos, y la línea de Lenin: los que piensan que hay que crear las condiciones para una revolución a largo plazo.
También denostó contra los “genios de plantilla” que aparecen en los diarios, pues le gustaría que le dijeran cómo acabar con la pobreza con los ocho mil millones de córdobas destinados al pago de la deuda pública. “Simplemente no se puede”, dijo, “ni Lenin, ni Chávez ni Fidel tienen esa fórmula, si ellos la tienen, que me la den y voy a ser el primero en mostrárselas”.
“Por responsabilidad, no hay más camino que negociar, no podemos disparar con escopeta”, afirmó.
Ortega dijo, por lo tanto, que sólo renegociará los plazos y los intereses con los bancos tenedores de bonos bancarios (antiguos Cenis).