Política

¿Y cuál es el miedo a la reelección?

* Por primera vez, durante su gobierno, el presidente Daniel Ortega abogó por reformas constitucionales a favor de un sistema parlamentario * Diputados de ALN y PLC adelantan rechazo a reformas

Eduardo Marenco

El presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, abogó ayer ante el plenario del Poder Legislativo a favor de reformas constitucionales que incluyan la reelección presidencial, en un hecho sin precedentes durante su mandato.
Ortega compareció ante la Asamblea Nacional en pleno para brindar un informe detallado de los daños humanos y a la infraestructura vial, ocasionados por el huracán “Félix” y dos meses de lluvias copiosas.
Después de escuchar las intervenciones de más de una docena de legisladores, Ortega aprovechó para dar respuesta a varias de sus interrogantes, tomándose su tiempo para defender la necesidad de que el Poder Ejecutivo se subordine al Poder Legislativo.
Ortega aseguró que sería el primero en subordinarse como presidente ante los diputados, y aprovechó para demandar estas reformas constitucionales, negociadas por su partido y la cúpula del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, liderada por Arnoldo Alemán.
El presidente dijo que “ojalá vayamos a un sistema parlamentario, yo no sé cuál es el miedo con la reelección... vamos, que el pueblo elija”.
Es la primera vez que Ortega se refiere a la reelección, prohibida por la Constitución de la República. El proyecto de reformas planteado por el FSLN elimina la inhibición para ser candidato al presidente en ejercicio.

No está subordinado
“Qué bueno que el gobierno no está pasando sobre la Asamblea Nacional, yo quisiera que esto se transmita por los canales de televisión, que fuéramos a un sistema parlamentario... yo no veo cuál es el temor a la reelección”, dijo Ortega. “Hay que dejar que el pueblo decida”, agregó.
Ortega insistió en que ayer realizó una visita de cortesía al Parlamento porque él no está obligado a subordinarse a ellos, que es hora de ir un sistema parlamentarista para acabar con los reyes, con las crisis como las de la administración de Enrique Bolaños, quien fue colocado contra la pared por el PLC y el FSLN.
“Bolaños, alentado por los medios oficialistas, amenazaba con cerrar el Parlamento y dar un golpe”, dijo el mandatario.
“¡Ah... qué la reelección!”, dijo Ortega, “si el Parlamento tiene la potestad de nombrar al primer ministro y a los ministros, y el pueblo elige al que le parezca”.
“Es difícil que ustedes mismos”, afirmó a los legisladores, “se opongan a darle todo el poder al Parlamento, yo estoy dispuesto a subordinar el Poder Ejecutivo a esta Asamblea, estoy dispuesto a acatar lo que de ella emane, aunque la ley no me lo mande”.

ALN se opone...
¿Y el PLC?
El presidente de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Eduardo Montealegre, dijo que los 22 diputados de su organización no votarán a favor de dichas reformas.
El jefe de bancada del PLC, Maximino Rodríguez, dijo que tampoco sus correligionarios apoyarán el establecimiento de la reelección presidencial, tal como 19 de ellos ya lo afirmaron en una resolución que demanda un referéndum para realizar reformas al sistema político.
Sin embargo, Ortega lanzó flores a Maximino Rodríguez durante su alocución, señalando que era el único diputado que se encontraba al frente de sus comunidades en Sébaco, Matagalpa, durante la emergencia ocasionada por las intensas lluvias de los últimos meses, lo que se vio como un gesto para acercarlo a las reformas.
“Maximino no fue como otros”, afirmó, “que se encontraban de viaje en Europa”, en alusión a Montealegre, quien estuvo de viaje recientemente en Alemania. “Yo fui el premiado”, comentó Montealegre al ser consultado.
¿Amenaza a Montealegre?
Al referirse a las declaraciones de Freddy Torres, diputado del PLC, quien dijo que ninguno de los quiebrabancos estaba preso, Ortega aprovechó para afirmar: “Vamos a revisar lo de los Cenis. Eso al Poder Judicial le va a tocar definirlo... yo escucho a algún diputado pidiendo cárcel, ojalá que no sea para uno de sus compañeros”, dijo Ortega.
En el hemiciclo se interpretó como una velada amenaza a Montealegre, sobre quien pesa una presunción de responsabilidad por el refinanciamiento de los Cenis. Montealegre desestimó las declaraciones de Ortega y afirmó que son los quiebrabancos los que deberían preocuparse.