Política

Navarro se rebela contra reformas

* Dice que está dispuesto a irse a la acera de enfrente

Esteban Solís

El primer vicepresidente del PLC, Wilfredo Navarro, que llamó “arrogante” al magistrado electoral René Herrera por su manejo alrededor de las reformas que negocian el FSLN y el PLC, hizo una burla sobre sus explicaciones porque es como “matar a alguien y después irle a dar las explicaciones a la familia”.
Recordó que el mandato del Comité Ejecutivo del PLC a una comisión fue hacer un estudio académico sobre las bondades y los defectos del sistema parlamentario, pero no hacer negociaciones.
Navarro, que fue miembro de esa comisión, dijo que se retiró porque “dos o tres miembros de sus miembros comenzaron negociaciones con el FSLN y no sé si Arnoldo Alemán las autorizó, pero Alemán no es el partido, fue el ejecutivo nacional el que decidió la creación de esa comisión”.
¿Otro bandazo más?
Navarro amenazó con ubicarse en la acera de enfrente si su partido entregaba más de lo que ya le ha dado al FSLN. Notó que Herrera y quienes le acompañan en esas negociaciones no están autorizados por el partido.
Dijo que los negociadores del PLC están en la jugada para garantizarle a Ortega la continuidad en el poder. “Ese muerto no lo cargo yo”, ironizó Navarro
Dijo que en su momento el PLC resolvió que no apoyará ninguna reforma y manifestó que a través de los medios de comunicación se ha dado cuenta de que hay muchas zanganadas que se están cocinando en cuanto a concesiones al FSLN, como permitir la reelección de Daniel Ortega o que hayan diputados vitalicios. “Eso ya no existe en el sistema parlamentario mundial, el último senador vitalicio que yo conocí fue Augusto Pinochet, que ya murió”, afirmó.
Otra “barbaridad” es que el presidente de la República puede disolver la Asamblea Nacional. “Eso es correcto en Suecia o en Alemania, donde el nivel de civismo es tremendo, pero ¿te imaginás que le des a un presidente con ansias totalitarias esa facultad? Se acaba la división de poderes y hay una subordinación del Legislativo al Ejecutivo”.
Dijo que los que quieren reformas tienen sueños de opio porque en el PLC no hay ambiente para las mismas, tras reiterar que hay mucho ego y autoritarismo en el manejo que se le está dando, porque “no es Arnoldo Alemán el que va a decidir si van a haber reformas o no, somos los diputados y hasta ahora yo no veo a ninguno de mis colegas de bancada que esté de acuerdo con esas reformas”.
Recordó que el PLC tiene una propuesta de reformas para mejorar la institucionalidad, entre ellas la no reelección, la creación de un instituto electoral, la reducción de los magistrados del poder judicial y el número de contralores, así como reducir el número de legisladores.