Política

Cómo seguir pista al dinero


¿Cómo controlar el dinero de los partidos políticos? ¿Cómo saber si los 400 mil córdobas para “ayuda social” de cada legislador no terminan financiando el clientelismo político y las campañas electorales? ¿Cómo seguirle la pista al dinero?
Un grupo de profesionales nicaragüenses, bajo la iniciativa “Ciudadanía por la Transparencia en la Política”, auspiciada por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo, Usaid, ha consultado a partidos políticos, a la sociedad civil y a medios de comunicación, con el afán de proponer una nueva legislación que regule el dinero político.
Un equipo de trabajo integrado por Michelle Cisneros, Roberto García Boza, Félix Maradiaga y Mario Torres Romero, elaboró una propuesta alimentada con intensas consultas a distintos actores nacionales.
Giselle Poveda, integrante del proyecto, explicó ayer a un grupo de periodistas y miembros de la Fundación “Violeta Barrios de Chamorro”, que la idea fue descubrir las “trampas” para evitar el control del dinero público y privado cuando se financia a los partidos políticos.
Hoyos negros y trampas
Al examinar la legislación se conoció que el período de precampaña política queda fuera todo control, que existe cierta “opacidad en las exoneraciones aduaneras”, lo que permite la introducción de vehículos de lujo sin pagar impuestos, como fue el caso del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y su presidente, Jorge Castillo Quant.
En la propuesta de nueva legislación se amplían los controles al obligar a los partidos a presentar sus balances financieros anuales, regular permanentemente su financiamiento y especificar las franquicias aduaneras a la que tienen derecho, explicó Poveda.
También se proponen prohibir las donaciones anónimas para evitar “hoyos negros”, como las colectas públicas bajo condición de anonimato.
Dudas
Durante el conversatorio surgieron dudas alrededor de la aplicabilidad de la ley, de la voluntad política de los legisladores para aprobarla y de los temores de que se convirtiese en una herramienta para castigar a los partidos pequeños.
Poveda reconoció que se han asombrado al enterarse de que el PLC y el FSLN son los partidos con mayor voluntad de aprobar la legislación, siempre y cuando se hagan efectivas “las sanciones” ahí establecidas. Los partidos pequeños se mostraron reacios a ser regulados de una manera más estricta.
“Hay una percepción de que las leyes en este país sólo se aplican a los perdedores”, reconoció Poveda.
También se produjo un debate alrededor de la viabilidad de prohibir o no el financiamiento externo, pues éste al final siempre ocurre de forma indirecta, y sobre la necesidad de diferenciar el pautaje publicitario electoral para las estaciones y los programas independientes.
Durante el intercambio también participó el especialista Martín Malharo, quien disertó sobre el cinismo de los políticos al referirse al financiamiento político y la labor fiscalizadora del periodismo de investigación.