Política

Morales Carazo propone congreso bicameral


Esteban Solís

El vicepresidente Jaime Morales considera que su cargo saldría sobrando en un régimen parlamentario, como el que se dice que adoptará Nicaragua cuando finalice el mandato del presidente Daniel Ortega.
Morales sugiere un nuevo elemento al esquema político que le mete más ruido al asunto: la viabilidad de un congreso bicameral, para darle más consenso y madurez a las decisiones del Ejecutivo y del primer ministro.
En declaraciones a EL NUEVO DIARIO, el vicepresidente no ve mal que los alcaldes puedan reelegirse si la ciudadanía aprueba su gestión y con altas calificaciones. No comparte que los partidos sean los dueños de los escaños en el caso de los diputados, y no simpatiza con el concepto de los cargos vitalicios.
Morales piensa que si el cambio de sistema político va a profundizar la democracia, dará estabilidad social, política y económica al país, y propicia un clima para la inversión, no hay que temerle a esas transformaciones.
Ánimos caudillescos
Se refiere a la eventualidad de un tribunal electoral y uno de carácter constitucional para dirimir aspectos relacionados exclusivamente al ámbito de esas competencias, para evitar los constantes roces o enfrentamientos entre los poderes.
“Uno de los políticos dijo que los escaños en la Asamblea Nacional sean del partido; esto me parece extraño, porque el que dijo esto quiere tener bajo control todos los puestos, o sea, fortalecer las estructuras caudillescas”, matizó el vicepresidente.
El ex presidente Arnoldo Alemán fue el que dijo que los asientos legislativos deben pertenecer a los partidos políticos por aquello de los tránsfugas.