Política

“Ahora es cuando”, dice Edwin Castro

* Diputado FSLN contradictorio: hay condiciones para hacer el pacto vitalicio, pero no para consultar al pueblo, porque hay crisis económica y emergencia nacional * Admite que pláticas entre Ortega y Alemán son de vieja data

Esteban Solís

El coordinador de la bancada del Frente Sandinista, Edwin Castro, dijo que éste es el mejor momento para discutir las reformas constitucionales para no contaminar el proceso electoral municipal.
También aseguró que el cambio del sistema político presidencialista por uno parlamentario es gradual y no es nada nuevo, pues empezó con las reformas del 95, con las enmiendas a 66 artículos de la Constitución.
“Antes de esas reformas, el Presupuesto General de la República era potestad del Ejecutivo, así como la creación de tributos”, comentó el legislador sandinista, para quien desde hace 12 años empezaron a darse cambios bruscos en el modelo político nicaragüense.
Para consulta si no hay condiciones
Castro dice que es una posibilidad saludable que las reformas puedan ser consultadas con la ciudadanía, sin embargo, lo descarta porque el país está inmerso en una crisis económica y hay una situación de desastre nacional provocada por las lluvias. “Sería irresponsable” señala el diputado del FSLN.
Explicó que las reformas constitucionales de 2000 consolidan lo actuado en el 95, y las enmiendas de 2005, que no han entrado en vigor, siguen avanzando ya con la figura del parlamentarismo.
“La esencia del parlamentarismo es un mayor control del Legislativo sobre el gobierno, y esto lo empezamos en el 95”, remarcó el diputado del FSLN. La reforma parcial requiere de dos legislaturas para que entren en vigor. En ese sentido el FSLN y el PLC trabajan aceleradamente el proyecto de reformas para cumplir con la primera fase antes de que finalice este período legislativo.
Consultar con el pueblo es “trampita”
El diputado del FSLN hizo estos planteamientos durante una comparecencia en un programa de opinión del canal 8 de televisión. En el espacio televisivo, recordó que en la campaña electoral, el Frente Sandinista vendió la idea de un cambio de sistema político y los votantes lo aprobaron.
Por eso dijo que no van a caer en la “trampita” de hacer referendos cada vez que “uno hace lo que dijo que iba a hacer”.
Dijo que el comandante Daniel Ortega habló de ese tema con Arnoldo Alemán cuando el dirigente del PLC era el presidente de la República, y también se lo planteó al entonces mandatario Enrique Bolaños.
Castro manifestó que Nicaragua necesita gobiernos de consenso, de diálogo, porque los ciudadanos ya no quieren más confrontaciones. Negó que las reformas tengan como fondo la consolidación del pacto entre las cúpulas del PLC y el FSLN.
Al respecto, dijo: “Yo quisiera ver un pacto de nación, quisiera un pacto con todas las fuerzas políticas de la Asamblea Nacional”.

Magistrados CSE calladitos
Magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, no opinan sobre la propuesta de desaparecer ese poder del Estado al amparo de las reformas constitucionales, porque sencillamente no los han tomado en cuenta.
EL NUEVO DIARIO consultó a varios magistrados del CSE sobre la idea, al parecer planteada en el borrador del proyecto de reformas por el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y prefirieron no hacer comentarios y más de alguno aseguró que estaba alejado de cualquier decisión que se tome sobre el particular.
Por razones obvias no quisieron que se les identificara. Uno de ellos dijo a END que no estaba de acuerdo, sin más explicaciones; y otro aseguró que el asunto del CSE no iba en las reformas.
Todos pidieron unos días más para consultar con la dirigencia de sus respectivos partidos políticos, mientras esos mismos dirigentes se han encargado de ofrecer aspectos generales de las propuestas que discuten el FSLN y el PLC.
Uno de los magistrados confirmó a END que la idea de un instituto electoral no era viable, que no había nada de eso en la propuesta de reformas, pero no dio más explicaciones. Al final, todos coincidieron en excusarse porque no tenían elementos de juicio para soportar sus opiniones porque simplemente no los han tomado en cuenta.