Política

FSLN dirige política exterior

* “Hay ausencia de objetivos nacionales en su proyección internacional”, opina el doctor Ycaza

Sergio Aguirre

En un análisis sobre los primeros nueve meses del gobierno del presidente Daniel Ortega, el especialista en temas internacionales, Julio Ycaza Gallard, apuntó que la política exterior de Nicaragua está sesgada por directrices de carácter partidario que se anteponen a los intereses nacionales.
Al respecto subrayó que la política exterior no es autónoma, sino un instrumento al servicio de los objetivos e intereses nacionales, es decir, que la política exterior está al servicio de la política interna, algo que a su criterio ha tenido mucha dificultad para precisar y poder ubicar cuáles son esos objetivos e intereses nacionales.
“Esos grandes objetivos únicamente pueden ser el resultado de un proceso de concertación y consenso nacional con todas las fuerzas políticas, pero difícilmente serán determinados desde la óptica exclusiva de un partido de gobierno que llegó al poder con el voto de un 38 por ciento de los electores”, señaló.
En ese sentido, el jurista, quien fue embajador alterno de Nicaragua en la ONU, añadió que la ausencia de esos objetivos nacionales explica la incoherencia, los altos y bajos de la política exterior e incluso de la misma política interna.
“La política exterior no puede, entonces, estar al servicio de objetivos de carácter personal o de pequeños intereses particulares, ya que de ser así, se estaría propiciando un mayor aislamiento y una mayor dependencia”, indicó.

La heteronomía
En otro aspecto, Ycaza manifestó que Nicaragua siempre ha sufrido lo que se conoce como “heteronomía”, es decir, es una nación tan débil y pequeña que es llevada por sus elites políticas a construir sus intereses alrededor de grandes potencias. En los años 80, con la Unión Soviética y Cuba, posteriormente, la influencia enorme de los Estados Unidos, y en la actualidad, la incidencia excesiva que tiene el nuevo eje Venezuela-Irán-Cuba.
No obstante, admitió que a pesar de esa adhesión a ese nuevo eje, se han mantenido las relaciones con otro eje importante a nivel internacional, que podría ser definido como el de México y Brasil, se mantiene vigente todo lo que es el TLC con los EU, también sigue abierto un campo de relaciones estrechas con Centroamérica, en el marco de la integración centroamericana, el cual en los primeros cuatros meses de gobierno se vio un poco menospreciado, pero en los últimos cinco meses se ha visto un mayor interés de parte de Nicaragua en participar en los foros de esta región.

Lo razonable
“Igualmente se mantiene abierto un diálogo importante con la Unión Europea, en lo que es el marco de las futuras negociaciones del TLC con ese continente, y a pesar de la retórica altisonante mantenida por el mandatario en relación con los Estados Unidos, existe un reconocimiento de parte de los mismos voceros del gobierno de ese país, en el sentido de que las relaciones se mantienen en un nivel razonable”, destacó.
Para el especialista en Derecho Internacional, ese nivel razonable se mantiene porque el gobierno de Nicaragua ha demostrado preocupación y cuidado a aquellos asuntos que son de carácter estratégico para los Estados Unidos y que tienen que ver con el narcotráfico, el terrorismo y el tráfico de personas, situación que ha garantizado que la cooperación económica y las relaciones militares se hayan venido desarrollando con amplitud y normalidad.