Política

Legislan para proteger madera caída


Ary Pantoja

Unas 700 mil hectáreas de bosques de pino, manglares y latifoliadas, afectadas por el huracán “Félix” en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), podrían ser declaradas de “uso restringido” mediante una iniciativa de ley que, entre otras cosas, pretende prohibir la comercialización y traslado de madera “caída” en toda la RAAN y los municipios San José de Bocay y Wiwilí, del departamento de Jinotega.
El coordinador de la bancada del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Víctor Hugo Tinoco, presentó ayer la iniciativa a la Primera Secretaría del Parlamento, la que incluye sanciones a quienes comercialicen o trasladen los recursos forestales afectados por el fenómeno climático.
El objetivo de la ley es que toda la madera que se obtenga de los árboles caídos se reinvierta en la construcción de viviendas para los damnificados y en la reconstrucción de la infraestructura dañada por el huracán “Félix”.
Además, la propuesta de ley pretende prohibir el cambio en el uso de los suelos en las zonas afectadas. “Es decir, que si alguien quiere utilizar los suelos de naturaleza forestal, con fines agrícolas, eso la ley lo prohibirá y hasta lo sancionará”, explicó Tinoco.
Tinoco dijo que con la ley también quedará anulada, automáticamente, cualquier concesión maderera que se haya otorgado antes del paso del huracán “Félix”, con el fin de que nadie reclame la propiedad de esos recursos y más bien sean utilizados en cubrir las necesidades de la población afectada.

Regularán dos tipos de zonas
La ley manda a las autoridades del Ministerio de Recursos Naturales y del Ambiente (Marena) y del Instituto Nacional Forestal (Inafor) a realizar un inventario de los bosques y suelos afectados por el fenómeno, a fin de determinar con exactitud la cantidad de madera con que se contará y el estado de los suelos.
El numeral uno del artículo 16 de la iniciativa de ley establece que “se prohíbe la comercialización y traslado del recurso forestal afectado en cualquiera de las modalidades (primera, segunda y tercera transformación) fuera de las zonas afectadas”.
El numeral dos del mismo artículo dice que “se prohíbe la comercialización y traslado de recursos forestales fuera de las zonas núcleos de reserva”.
Además, el numeral tres establece la “prohibición del otorgamiento de nuevos planes o permisos de aprovechamiento forestales que no hayan entrado en vigencia desde la declaración del Estado de desastre de la RAAN...”