Política

Presidentes firman la paz del Golfo de Fonseca

* Acuerdo incluye libre circulación para la pesca artesanal y deportiva y una universidad del mar

Esteban Solís

Los presidentes de Nicaragua, Honduras y El Salvador, Daniel Ortega, Manuel Zelaya y Elías Saca, respectivamente, afirmaron ayer en Managua que declarar zona de paz y de desarrollo el Golfo de Fonseca, cuyas aguas comparten los tres países, además de un hecho histórico, es un mensaje al mundo de madurez política y un aporte para la lucha por la paz.
Ortega, Zelaya y Saca firmaron la Declaración de Managua en el Palacio de la Cultura ante la presencia del secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, José Miguel Insulza; del Sica, Aníbal Quiñónez, y el titular del Parlacen, Ciro Cruz.
Ortega anunció que la declaración era el primer paso porque se ha integrado una comisión tripartita entre cuyos objetivos está la presentación de programas y proyectos para reducir la vulnerabilidad de los ecosistemas, desarrollo de proyectos o empresas binacionales o trinacionales con enfoques innovadores con énfasis en planificación regional y desarrollo sostenible.
Aprovechamiento justo de los recursos naturales, la pesca artesanal y la acuicultura, entre otros. La declaración establece que la comisión podrá auxiliarse del Sistema de Integración Centroamericana, Sica. A partir de la firma de la declaración, la comisión tiene un plazo no mayor de 180 días para presentar a los mandatarios un informe de avances sobre su trabajo.

Conflicto entre Honduras y El Salvador
En 1986, Honduras y El Salvador acudieron a la Corte Internacional de La Haya para resolver un diferendo terrestre, insular y marítimo en el Golfo. Nicaragua delimitó sus fronteras marítimas con Honduras hace un siglo, incluso, años atrás las dos naciones empezaron el proceso de demarcación de sus aguas con la instalación de una boya maestra.
Nicaragua, por un interés de orden jurídico en el diferendo porque podía ser afectada por la decisión del litigio, también depositó una demanda de intervención en el litigio.
La decisión de los tres presidentes de declarar zona de paz, desarrollo sostenible y de seguridad el Golfo de Fonseca, fue acordada durante la 62 Asamblea General de las Naciones Unidas, con base en una propuesta presentada por el presidente Saca a sus colegas Ortega y Zelaya.
La administración del Golfo o el régimen de condominio, incluye la libre circulación para la pesca artesanal y deportiva, temas de medioambiente y la creación de una universidad del mar para hacer investigaciones en esas aguas y el resurgimiento de los Ferry para interconectarse.

Un mensaje
Anunció que muy pronto desde el puerto de Cutuco (en La Unión, El Salvador), con una inversión millonaria, se va a conectar con un canal seco, que construye Honduras, para trasladar mercancías desde el Pacífico hacia el Atlántico.
“Hoy estamos mandando un ejemplo de madurez política al mundo, porque no necesitamos ir a ninguna corte (tribunal) de nuevo”, dijo el presidente salvadoreño.

Un momento de gloria
Por su parte, el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, dijo que ayer fue un momento de gloria para los centroamericanos. “Cuánto esfuerzo nos podríamos ahorrar si este tipo de acciones, si este tipo de líderes se pudieran preservar en la historia para el futuro de los pueblos de Centroamérica”.
En ese contexto, dijo que todos los problemas comunes de los centroamericanos, la pobreza, el desempleo, la falta de desarrollo, los problemas de la energía, si estas decisiones, como la declaratoria de paz, “seríamos una región con gran provenir y gran futuro, y no los pueblos separados de ahora”.
No obstante, Zelaya afirmó que los pueblos centroamericanos están avanzando a pasos agigantados.

Presidentes llegaron temprano
En horas de la mañana y acompañados de una pequeña delegación, los presidentes de El Salvador, Guatemala y Honduras, Antonio Saca, Óscar Berger y Manuel Zelaya, respectivamente, llegaron al país y fueron recibidos por el presidente Daniel Ortega, el canciller Samuel Santos y el embajador de Nicaragua en Honduras, Piero Coen Montealegre.
Con su infaltable sombrero vaquero, “Mel” Zelaya saludó a los presentes en el Aeropuerto Augusto C. Sandino y ratificó el sentir del presidente Ortega, quien abogó porque se “borraran las fronteras” que dividen a los países centroamericanos.
Igual de amistosos se mostraron Berger y Saca a su llegada.

(Con la colaboración de Matilde Córdoba)