Política

FSLN y PLC fraguan otro pacto

* Primer ministro en un sistema parlamentario tiene nombres y apellidos * Reelección en la agenda de la renovación del amarre

Consuelo Sandoval

La instauración del sistema semiparlamentario en Nicaragua, que contemplaría la participación ciudadana y el establecimiento de la figura del primer ministro como jefe de gobierno, forma parte del proyecto de profundas reformas constitucionales que negocian representantes del Frente Sandinista y del Partido Liberal Constitucionalista, PLC.
El coordinador de la bancada sandinista, Edwin Castro, corroboró que su partido trabaja en la elaboración de la iniciativa, y aunque no estableció fecha, EL NUEVO DIARIO conoció que podría ser presentada en el Parlamento en los próximos días.
“Estamos hablando de un sistema parlamentario, y si a eso le agregás participación ciudadana, se vuelve mucho más rico porque vas eliminando la enorme discrecionalidad que tiene el Ejecutivo. Crear la figura del primer ministro como jefe de gobierno, que puede ser retirado del gobierno si pierde la mayoría parlamentaria”, expresó Castro.
Agregó que si dos fuerzas políticas, PLC y FSLN, “nos ponemos de acuerdo en una reforma podríamos echarla a andar y a lo mejor podríamos involucrar a otras fuerzas. Todavía hay tiempo para presentarla”, dijo Castro, quien aseguró que las actuales enmiendas que se encuentran suspensas en su aplicación serían incorporadas en la nueva iniciativa.
Niega intención de perpetuar a Ortega
Desestimó que la instauración de ese sistema político, que se aplicaría al concluir el mandato presidencial de Daniel Ortega, tenga la intención de lograr que el mandatario permanezca en el poder de manera indefinida, soslayando la prohibición para su reelección continua en el cargo.
“El primer ministro ejercería el cargo mientras tenga mayoría parlamentaria, no tiene período”, señaló Castro.
El legislador explicó que el primer ministro que sería electo con el 60 por ciento de los diputados, conservaría su autoridad sobre las Fuerzas Armadas y la política exterior del país.
“Hemos visto las crisis en Nicaragua que se han originado por esa actitud de decisión unilateral presidencial. Ahora que tenemos un presidente que tiene conciencia de eso, yo creo que hay que echar a andar este sistema, un sistema que obligue a los consensos y a ponernos de acuerdo”, insistió Castro.
Negociación
a altos niveles
En el caso de los representantes del PLC, quedó evidenciado que la reforma está siendo negociada a niveles superiores, pues una de las caras más visibles es el magistrado electoral René Herrera, cuya actuación fue censurada por sus correligionarios y diputados ante la Asamblea Nacional.
El jefe de la bancada liberal, Maximino Rodríguez, y su colega Wilfredo Navarro, aseguraron que desconocen de esas negociaciones, pero se dieron por enterados de la inclusión de Herrera.
“Esa es una cuestión personal de Herrera, él debería estar trabajando en el CSE, si no tiene el tiempo y la capacidad para desempeñar su trabajo y está inmerso en otras cosas que no son de su competencia. A lo mejor tienen su propia asamblea, y la desconocemos”, dijo Rodríguez.
En tanto Navarro, dijo que Herrera “está inhibido de participar en temas políticos, y el estilo del doctor (Arnoldo) Alemán es así, él designa algo para arriba y por debajo está manejando otro tipo de agentes que después son presentados, y lo agarran a uno por sorpresa, pero en este tema de las reformas la bancada está clarísima que seguirle haciendo concesiones al Frente Sandinista a través de reformas no la vamos a aceptar”.
La versión de ALN
Por su parte, la jefa de bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense, María Eugenia Sequeira, dijo que tampoco conoce de la iniciativa y exclamó: “Sólo espero que Dios nos proteja a los nicaragüenses porque no sabemos qué cosas graves van a surgir. Lo que violente el Estado de Derecho y la democracia, ALN votará en contra y se opondrá al atropello de los derechos individuales”.
Reformas avanzan
Otras fuentes vinculadas al PLC confirmaron que el proceso de elaboración de las reformas constitucionales avanzan, aunque tal vez no a la velocidad que algunos quieren, porque esos mismos políticos han sugerido la idea de hacerlas en una sola legislatura.
“Se está discutiendo a fondo, hay que reformar bastantes cosas, por ejemplo, las relaciones entre los partidos políticos y los medios de comunicación, el financiamiento a los partidos políticos, hay que hacer una reforma fiscal, incluso, se necesita una Ley de Seguridad Energética para que las transnacionales no definan una emergencia de este tipo, sino que sea el Estado”, aseguraron las fuentes.
(Con la colaboración de Esteban Solís)

Una vieja idea
El presidente del Parlamento, René Núñez, dijo que desconoce el proyecto de reformas, sin embargo, recordó el acuerdo para que todas las bancadas elaboraran una iniciativa de enmienda a la Carta Magna, para lo cual se creó una comisión especial que preside Wilfredo Navarro.
Desde hace varios años el Frente Sandinista manifestó su intención de instaurar un sistema parlamentario donde la mayoría de las decisiones no sean tomadas por el Poder Ejecutivo, sino por el Parlamento, eso hace menos importante si hay o no reelección. Y eso va a obligar a que lo que decida el gobierno sea nacional o al menos de consenso”.
Informó que en la próxima semana podrían poner en agenda las dos iniciativas presentadas para derogar la Ley Marco que mantiene suspendidas en su aplicación las actuales reformas constitucionales.