Política

“Desfasado y ‘jinca la yegua’”


Desfasado y “jinca la yegua”. Así fue visto el discurso del presidente Daniel Ortega pronunciado ayer en la 62 Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, ONU, el cual generó fuertes críticas de los ex cancilleres Francisco Aguirre y Eduardo Montealegre, quienes reprocharon los ataques del gobernante a los países ricos y la férrea defensa del derecho de Irán a desarrollar su programa nuclear.
“Yo vi al presidente Ortega solicitando la ayuda internacional para la RAAN, elegantemente vestido, después vi a un orador elocuente, pero abordando temas con los cuales se siente identificado atacando a las trasnacionales, jincando a la yegua... fue un gran teatro, arrancó un buen aplauso al final”, observó Aguirre.
Para Montealegre, el discurso del presidente Daniel Ortega pone en peligro las inversiones, la cooperación externa y las relaciones internacionales de los nicaragüenses, pues se presenta como “limosnero y con garrote”.
Alemán se lamenta
En contraste, los aliados políticos del FSLN, con algunos altibajos, calificaron la intervención del presidente Daniel Ortega en la 62 Asamblea General de Naciones Unidas, como un discurso fuerte que puso al descubierto las desigualdades entre países ricos y países pobres o en vías de desarrollo.
Sin embargo, el ex presidente Arnoldo Alemán, a través de su vocero, lamentó que el discurso de Ortega haya girado alrededor de una confrontación ideológica y geopolítica “que no conduce ni contribuye de manera efectiva con el desarrollo socioeconómico y humano de los nicaragüenses”.
“Como Jesús con los fariseos”
Por su parte, el presidente del Movimiento de Unidad Cristiana, MUC, Daniel Ortega Reyes, consideró que el mandatario hizo bien en referirse a aquellas naciones que están en una lucha desigual contra el imperio.
“El imperio no ha cambiado, no es un discurso rayado el del comandante Ortega, porque fue en el momento exacto como cuando Jesús les habló a los fariseos”, dijo.
Argüello: “Claro y valiente”
Por su parte, la diputada conservadora y también aliada de Ortega, Miriam Argüello, dijo que el presidente enfocó con mucha fortaleza los problemas de desigualdad a escala mundial entre ricos y pobres.
Agustín Jarquín, también aliado de Ortega, comentó que había sugerido en su momento que el presidente se refiriera al tema de Esquipulas tres, la “Esquipulas social, que habla de equidad y de intercambio justo”.
Con la colaboración de Esteban Solís)