Política

Arrecia “fuego amigo” en ALN

Cuatro diputados se distancian de reuniones de bancada. Sequeira afirma que quieren destruir a “Eduardo y a la ALN”. Bonilla pide cabezas, y Eliseo dice que bancada ha fracasado

Cuatro legisladores de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, se encuentran en abierta rebeldía al no asistir a las reuniones de bancada y denunciar una conducción equivocada de parte de la jefa de bancada, María Eugenia Sequeira.
Se trata de los legisladores Jamileth Bonilla, Carlos García, Eliseo Núñez Hernández y Ramiro Silva, suficiente número para tener derecho a bancada en el Parlamento.
La diputada Jamileth Bonilla emplazó ayer a Eduardo Montealegre, Presidente de la ALN, a que tome el mando de la bancada, porque la actual conducción “desune en lugar de unificarnos”.
La bancada de ALN, integrada por conservadores, ex miembros de la Resistencia y liberales disidentes, se vio estremecida la semana pasada por la denuncia del diputado Ramiro Silva, quien acusó al conservador Javier Vallejo de presionarlo para que cediera su puesto a su suplente, el conservador Rafael Córdoba Álvarez, algo que éste niega. Silva se separó de la bancada.
“No se nos escucha”
A este hecho se suma el persistente reclamo de Bonilla por una mejor conducción de la bancada. “A los diputados se nos minimiza en nuestra condición de legisladores, no se nos escucha lo suficiente, no hay el trato adecuado, y yo creo que esto obedece a la falta de visión política de la persona que está a cargo, por lo que Eduardo debería tomar la conducción del barco para enrumbarlo hacia buen puerto, en aras de la unificación liberal”, reiteró Bonilla.
También hizo un llamado a que “lejos de desintegrarnos como bancada, logremos la unificación incluso con la bancada del PLC, para que exista una sola bancada liberal”, pero indicó que para ello hay que atender los señalamientos públicos, que “son el reflejo de los problemas internos”.
“Quieren acabar con Eduardo”
A juicio de Sequeira, en principio el líder es Eduardo Montealegre y ella sólo es una “servidora” de los diputados, y que a las reuniones de bancada “lastimosamente no están los que nunca vienen”.
Sequeira negó tener diferencias con los diputados rebeldes, pero dijo que “el ataque no es a una bancada, es a Eduardo como líder verdadero de la oposición en Nicaragua, quieren acabar con Eduardo Montealegre, quieren acabar con el partido y quieren acabar con la bancada”.
“Es gente que quiere competir con su liderazgo, también hay agendas particulares que anteponen a las de la bancada y de la nación”, dijo Sequeira, al quejarse que las críticas públicas de sus correligionarios fortalecen esta estrategia cuyo “objetivo es destruir a Eduardo Montealegre”.
Razones de un descontento
Adujo que el descontento de “los tres diputados que nunca vienen” es porque no fueron electos en la directiva del Parlamento, en referencia a Bonilla y Núñez Hernández. “Jamileth estaba muy contenta con mi nombramiento, todo se revierte cuando ella y Eliseo no obtienen los votos para ser de la directiva parlamentaria, Jamileth ni siquiera compitió y Eliseo quedó cerca”, agregó Sequeira.
Dijo que ojalá se produzca una reunión donde se pongan las cartas sobre la mesa, pero lamentó que siendo presidenta de la Comisión del Exterior, Jamileth Bonilla no se presente a la bancada a discutir los convenios con Venezuela, por ejemplo.

Núñez Hernández: “ALN ha fracasado”
El diputado Eliseo Núñez Hernández admitió ayer el fracaso legislativo de la bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador, ALN-PC, fracaso que atribuyó a que la ALN “ha abandonado totalmente los ideales verdaderamente liberales para asumir lineamientos conservadores”.
Nuñez Hernández emplazó Montealegre a realizar “una encerrona para reestructurar el partido y la bancada parlamentaria, de manera que se encaucen en los principios realmente liberales”.
“Es necesario sentarnos dos o tres días en una encerrona y diseñar una estrategia a seguir, y sobre todo una agenda legislativa acorde con nuestra ideología”, enfatizó.
Como ejemplo del fracaso de ALN-PC, Núñez citó que ni una sola iniciativa de ley en la Asamblea Nacional que ha presentado esta coalición se ha aprobado, y ni siquiera figuran en la agenda del Poder Legislativo.
Pese a las severas críticas, Núñez evitó pronunciarse a favor de una separación de ALN y PC en dos bancadas independientes, sin embargo, insistió en la necesidad de que Montealegre “ponga orden” entre los liberales. “El problema de Eduardo Montealegre es que no escucha razones”, expresó Núñez Hernández.
“Creo que debe haber un cambió de timón (en ALN) que nos lleve hacia una política más consecuente con una ideología liberal, y Eduardo Montealegre no ha podido implementar esa política”, expresó.

PC: “No nos agarren de pretexto”
Matilde Córdoba
El Partido Conservador dejó clara su posición respecto a la crisis interna que atraviesa la Alianza Liberal Nicaragüense: “Que no nos agarren de pretexto y resuelvan sus conflictos internos”, expresó su presidenta, Azalia Avilés.
Luego de una reunión de Junta Directiva, el PC reiteró sus deseos de seguir en la bancada de la ALN en la Asamblea Nacional. Pero, aclaró Avilés, si los diputados de la ALN prefieren separarse, será Eduardo Montealegre, Presidente de la ALN, quien lo decidirá.
Sobre las acusaciones del diputado Ramiro Silva, quien hace una semana se separó de la bancada de la ALN en el Parlamento, Avilés dijo que los miembros del PC que están en la Asamblea siempre “han sido respetuosos” con sus colegas liberales y nunca han tenido actitudes groseras. “En nuestro partido hay de todo, gente trabajadora, campesinos y profesionales. Yo, por ejemplo, soy una mujer trabajadora, no vengo de la clase encopetada”, dijo Avilés.