Política

Aconsejan a Ortega “medir sus palabras” ante la ONU

Lo que diga o haga ante la 62 Asamblea General repercutirá positiva o negativamente en Nicaragua

Ary Pantoja

El presidente Daniel Ortega “deberá medir sus palabras al hablar mañana ante los 80 mandatarios que asistirán a la 62 Asamblea General de las Naciones Unidas, y demostrar que no es el mismo presidente de los años 80”, es la principal recomendación que hizo esta mañana el analista político y especialista en derecho internacional Róger Guevara Mena.
Ortega, según Guevara, llega al principal foro político internacional con todas las miradas encima, sobre todo por la expectativa de lo que pueda decir. “Lo que diga y haga en la Asamblea General de la ONU, repercutirá positiva o negativamente en cinco millones de habitantes” advirtió Guevara.
El mandatario nicaragüense hablará mañana martes después de su homólogo francés Nicolás Sarkozy, y se espera que en su discurso solicite a los miembros de la ONU 300 millones de dólares en ayuda humanitaria para los damnificados y la reconstrucción del Caribe Norte nicaragüense devastado por el paso del huracán “Félix”, el pasado 4 de septiembre.
Para el analista político, el principal objetivo de Ortega ante la ONU será “lograr legitimidad política y reconocimiento internacional”, sin embargo, Guevara lo considera un objetivo difícil de conseguir, dado sus antecedentes como uno de los líderes de la “Guerra Fría” en América Latina opuesto a los Estados Unidos.
Definir amistades
Para Guevara, en su discurso, el presidente Ortega también debería definir “sus amistades”, sobre todo su posición respecto a Irán. “Creo que el presidente Ortega debería decir que apoya el programa nuclear de Irán, siempre y cuando sea con fines civiles y para la producción de energía”, expresó.
Las expectativas, añadió, es que pondere sus ataques hacia Estados Unidos y se centre más en aspectos económicos y de cooperación.
A propósito de temas económicos, Guevara dijo que el presidente “debería ver hacia Canadá, como un país con una política distinta de la de Estados Unidos y con abundante cooperación”.
Además, “debería ver hacia el Mercosur y abrir una misión diplomática en Montevideo lo más pronto posible” De igual manera, añadió, Ortega debe nombrar a su representante diplomático en París, sede de uno de los principales foros económico-financiero con los que tendrá que negociar.