Política

Latente división libero-conservadora


La presidenta del Partido Conservador (PC), Azalia Avilés, no descartó ayer que sus cuatro diputados conformen su propio estructura legislativa en la Asamblea Nacional ante las presiones ejercidas por sus colegas de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), mientras su líder, Eduardo Montealegre, intentará hoy apaciguar las aguas en un encuentro con Ramiro Silva.
Avilés ofreció declaraciones luego de que el diputado Ramiro Silva desertara de la bancada de ALN, argumentando, entre otras cosas, que los conservadores que integran la alianza pretenden imponerse ante los liberales.
Por esa razón, Monteale-gre llamó telefónicamente a Silva para solicitarle un encuentro bilateral, en un intento por revertir su deserción e impedir la salida de ALN de nuevos “diputados renegados”, quienes hoy podrían decidir si oficializan su retiro formal de las reuniones de la bancada, presidida por María Eugenia Sequeira, o solicitan la separación de ésta en la jefatura.

Niega racismo
La presidenta del PC negó que hayan actitudes irrespetuosas de sus correligionarios y dijo que esperará a que Montealegre regrese hoy de Estados Unidos, para buscar soluciones al conflicto interno de la bancada.
“Eduardo (Montealegre) tiene que venir a poner orden”, emplazó Avilés, quien también se reunirá este mediodía con la directiva de su partido para tomar las decisiones correspondientes.
Pese a los argumentos de Avilés, Ramiro Silva ha asegurado que miembros del PC son intolerantes, prepotentes, racistas con sus colegas por su condición de clase. Esta afirmación fue secundada por Jamileth Bonilla, quien no ve con buenos ojos que los conservadores exijan cuotas de poder.
Silva se declaró diputado independiente en la Asamblea Nacional, aduciendo que no aguantaría más malos tratos ni discriminaciones de parte de sus colegas conservadores y de algunos liberales.

Llegó la hora de la verdad
En cambio, Bonilla comunicó verbalmente a Montealegre de su decisión de no asistir a las reuniones de bancada, y posiblemente esa misma decisión podrían adoptar sus colegas Eliseo Núñez y Carlos García.
García, Silva, Núñez y Bonilla han expresado públicamente su descuerdo con la conducción del partido y la bancada por la falta de pericia de sus líderes, entiéndase Eduardo Montealegre y María Eugenia Sequeira.
García garantizó que los conflictos dentro de la bancada de esta alianza se resolverán cuando los conservadores formen su propia bancada en el Parlamento y ésa será la exigencia que también plantearán a Montealegre.