Política

Montealegre incapaz de resolver crisis

* Diputado desertor coloca a hombre armado en su casa por temor a que se cumplan supuestas amenazas de muerte * Representantes de Partido Conservador siguen guardando silencio

La deserción del diputado Ramiro Silva de la bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) en la Asamblea Nacional, puede ser imitada por otros, alertó ayer su correligionaria Jamileth Bonilla, quien desde hace algún tiempo mantiene discrepancias con los dirigentes de este partido.
“El asunto de Ramiro es una campanada de alerta para que pongan atención a las dificultades internas y la incapacidad de resolver las cosas”, comentó Bonilla, refiriéndose al líder de ALN, Eduardo Montealegre.
Desde que anunció su separación de ALN, Silva ha desaparecido y se rehúsa a dar la cara a los medios de comunicación, y en su casa de habitación colocó a un hombre armado, aparentemente para que resguarde la seguridad física suya y de sus familiares, tras denunciar amenazas de muerte de un integrante de la ex contrarrevolución que no identificó.
A inicios de esta semana Silva anunció su separación de la bancada de la ALN en la Asamblea Nacional, del partido de “chelitos y sabios”, donde constantemente recibía maltrato, según dijo cuando anunció su retiro.
En reiteradas ocasiones, Bonilla ha criticado a Montealegre y a su jefa de bancada, María Eugenia Sequeira, por su falta de habilidad para solucionar los problemas internos.

Cuidado: Efecto dominó
Actualmente, Bonilla y sus colegas Eliseo Núñez y Carlos García no asisten a las reuniones de bancada, y ahora se sumó Silva, quien no es el único que amenaza con desnudar las debilidades de la ALN.
“Ya van varios (que no asisten a las reuniones) y pueden haber otros”, sentenció la legisladora.
Bonilla concuerda con Silva en que sus aliados conservadores tienen actitudes prepotentes y que los liberales, por la misma desunión y falta de liderazgo, lo permiten.
“La parte liberal es débil, entonces los conservadores, ni cortos ni perezosos, gritan, ofenden y hasta exigen. Hay actitudes prepotentes de algunos miembros que ni tacto tienen para demandar cuotas”, corroboró.

“Uhh, es viejo”
La inconformidad de Silva no es reciente, se hizo pública hace un mes, cuando denunció que los conservadores pretendían que él dejara su diputación para cedérsela a su suplente Rafael Córdova. Luego de un llamado de atención de Montealegre, Silva recapacitó. Pero hace unos días decidió irse, proclamándose un diputado liberal y de apellido “independiente”.
EL NUEVO DIARIO intentó infructuosamente localizar a la presidenta del Partido Conservador Azalia Avilés y al diputado Xavier Vallejos para conocer su posición respecto a la pretensión de sus colegas liberales para que se separen de la bancada a la luz de la renuncia de Silva.
Avilés no respondió su teléfono celular y Vallejo se encuentra fuera del país.
Desde ese tiempo a la fecha, Silva ha recibido dos propuestas de sus colegas de las bancadas del Frente Sandinista y del Partido Liberal Constitucionalista (PLC). Edwin Castro, jefe de bancada del partido de gobierno lo ha dicho: “Están abiertas las puertas para todos los Ramiro Silvas que quieran venir”.
Y también Arnoldo Alemán: “Es lamentable que un demócrata como Ramiro Silva sea rechazado por sus correligionarios por su condición de pobre. Nosotros estamos orgullosos de nuestra condición de campesinos y obreros”. Lo que bien se podría traducir en una invitación: “Vení Ramiro, aquí somos los mismos”.

El armado
En la casa de Ramiro Silva permanece un hombre armado que está sentado en la entrada de la puerta principal, como dando la bienvenida a los visitantes. Tiene el arma, sin ninguna protección, metida en la bolsa trasera del pantalón. “Es que en este país tan corrupto todo puede pasar”, dijo Pablo Silva, hermano de Ramiro, cuando se le consultó sobre los motivos de la presencia del hombre armado en su hogar.
Pablo Silva expresó que su hermano salió de Managua hace dos días y que regresaría ayer a la capital, pero Bonilla dijo que viajó a Nueva Guinea y otras fuentes aseguraron que se encontraba en una finca en Masaya.