Política

Arrinconan a Montealegre


La determinación de varios diputados de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, de separar a los conservadores de la bancada parlamentaria, tras el conflicto interno que estalló públicamente a la luz de la deserción de su colega Ramiro Silva, quien está siendo invitado por los sandinistas a incorporarse a su estructura legislativa, aumentó ayer la intensidad de la crisis.
Este hecho colocó en una situación difícil al líder de la alianza libero-conservadora, Eduardo Montealegre, quien deberá definirse y tomar bando en el conflicto interno, pues en caso contrario podrían generarse nuevas deserciones, según advirtió ayer el secretario nacional de ALN, diputado Carlos García.
García reafirmó que en la reunión de la directiva partidaria del próximo martes, emplazarán a Montealegre a que acoja la propuesta para retirar de la bancada de ALN a sus colegas conservadores, por cuanto la alianza electoral expiró después de los comicios nacionales.
“Voy a mantener mi posición de que los diputados conservadores hagan su propia bancada... yo creo que si no damos un golpe de timón puede suceder algo como lo ocurrido con Ramiro”, sentenció García.
Aseguró que buena parte de los 16 diputados liberales de ALN comparten su posición, pero que por temor a represalias no las exponen abiertamente.
“Diputados como Eliseo Núñez, Elman Urbina, Augusto Valle, Ramón Macías, Wilber López, Jamileth Bonilla, que sin embargo, se quedan callados”, aseguró.
Una de las contradicciones que ilustró García fue la selección de candidatos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, pues los liberales propugnaban para que no se presentara a ninguno; en cambio, alegó que los conservadores impusieron a un directivo del partido verde, Julio Ruiz Quezada.