Política

Deserción sacude a ALN-PC

* También denuncia amenazas de muerte * Diputado Carlos García pide separación de bancadas, y Augusto Valle espera a Montealegre para tomar decisión, y aunque lo nieguen, otros dos amenazan con abandonar alianza

Ary Pantoja

Después del escándalo que envuelve a Eduardo Montealegre por el fraude de los Cenis, la renuncia del diputado Ramiro Silva a la bancada liberoconservadora puso ayer en jaque a la coalición formada por la Alianza Liberal Nicaragüense y el Partido Conservador, ALN-PC.
A su dimisión Silva le sumó una denuncia por supuestas amenazas de muerte de parte de un ex contra que, de momento, no identificó, y se limitó a decir que “hizo trabajos a algunos funcionarios del gobierno de Enrique Bolaños”.
Tras la renuncia de Silva, el diputado Carlos García pidió -–casi exigió-- la división de la alianza en dos bancadas parlamentarias. “No hay que mezclar el cebo con la manteca, y por el bien de ALN y el Partido Conservador, lo mejor es que cada uno haga su propia bancada; es lo más saludable”, dijo.
Como si no bastara, el diputado Augusto Valle emplazó a Eduardo Montealegre a “tomar una decisión, y de una vez termine con las guerras intestinas que enfrentan la ALN y el Partido Conservador”.

Más discriminaciones
Las discriminaciones contra Silva no constituyen el único problema de la ALN y el PC. “También hay discriminación política porque algunos diputados de dedo quieren desplazarnos a los de las estructuras del partido”, señaló Valle.
Las discrepancias entre ALN y el PC han derivado en rencillas políticas a lo interno de ALN como partido político independiente. Según Valle, Silva denunció que algunas directivas municipales son estructuradas desde Managua por parte de las autoridades de ALN influenciadas por dirigentes del PC.

ALN, un partido de “cheles y sabios”
Silva acusó a sus colegas de racistas, y dijo que de ellos habría recibido “maltratos y atropellos por ser pobre y negrito”.
A Montealegre le reclamó por no hacer nada en su favor ante las constantes quejas sobre la discriminación de que era objeto. Según Silva, los diputados Ramón Macías, Wilber López, Francisco Jarquín y Augusto Valle, también son discriminados; sin embargo, Macías negó las aseveraciones de su ex compañero de bancada.
Valle, por su parte, reconoció las discrepancias, pero no se siente discriminado.

Las amenazas de muerte
Al fraccionamiento interno se suma la denuncia de Silva sobre un presunto atentado contra su vida que ejecutaría “un ex miembro de la Resistencia Nicaragüense que hizo algunos trabajos para funcionarios del gobierno de Enrique Bolaños”.
Según Silva, “el matón intentó en varias ocasiones conocerlo personalmente para no fallar en el trabajo”. De momento prefirió reservarse los nombres del que sería autor material y de los intelectuales; sin embargo, señaló a dirigentes del Partido Conservador de estar detrás de la trama para asesinarlo o hacerle daño a su familia.
Silva acusó al diputado conservador y tercer secretario de la Asamblea Nacional, Javier Vallejo, de proponer a Eduardo Montealegre sacarlo de su curul para que asumiera su suplente Rafael Córdova Álvarez. A cambio, el PC pagaría los cinco años de salario a Silva.
Vallejo restó credibilidad a los señalamientos y acusó al Frente Sandinista y al Partido Liberal Constitucionalista, PLC, de estar detrás de las presiones sobre Silva con el objetivo de debilitar a la coalición ALN-PC.
Según Vallejo, la división creada por el FSLN y el PLC es con el fin de desviar la atención pública de otros problemas y golpear a la oposición, sobre todo, con el caso de los Cenis, después de que la Contraloría estableció responsabilidad penal contra Eduardo Montealegre.

Vocero culpa al FSLN
El recién nombrado secretario de comunicación de ALN, Eliseo Núñez, minimizó la renuncia de Silva y señaló que las amenazas de muerte que presuntamente recibió provienen de personas vinculadas al Frente Sandinista.
Según Núñez, públicamente Silva tenía que decir que las amenazas eran de parte del PC, pero en privado les habría dicho que se separaría de ALN debido a presiones de otras personas que no identificó por temor.
Por la tarde, los diputados mencionados por Silva que también reciben maltrato y discriminación sostuvieron una reunión en la sede de ALN a fin de “cerrar filas” en torno a Montealegre.