Política

Presidente ALN: “Jarquín desinformado”


Esteban Solís

El presidente de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Eduardo Montealegre, dijo que el diputado de la Convergencia Agustín Jarquín está desinformado e intenta manipular sobre la subasta de los activos de los bancos quebrados.
Jarquín declaró que Montealegre, desde su cargo como titular de Hacienda, pasó por encima de un decreto del entonces presidente de la República, Enrique Bolaños, que ordenaba subastar esos bienes a precios de mercado, y Montealegre los subastó a precios irrisorios.
Desde Miami (EU), donde se encuentra, Montealegre rechazó las afirmaciones del diputado Jarquín tras aclarar que el decreto presidencial establecía que los activos que no fuesen subastados pasaran a Hacienda siempre y cuando fuesen debidamente auditados.
“Esa auditoría nunca se hizo, por lo tanto, Hacienda nunca recibió ningún activo de esos bancos, el diputado Jarquín está desinformado o no ha leído bien el decreto del presidente Bolaños, hay alguien que trata de manipular esto”, remarcó.
En una parte del acuerdo presidencial número 479-2002 se lee: “Este procedimiento debe incluir la presentación por parte del BCN de un informe de liquidación debidamente auditado por una firma de auditoría de reconocido prestigio, que deberá detallar, entre otros, los activos residuales que habrían sido traspasados al BCN, el valor de adquisición, el precio de venta y los gastos incurridos para su custodia, administración y liquidación”.

Resolución política
Desde Madriz, el coordinador de la Alianza MRS, Edmundo Jarquín, calificó la resolución contra Montealegre como “una decisión absolutamente política, producto del pacto corrupto y antidemocrático entre Daniel Ortega y Arnoldo Alemán, cuyo único objetivo es penalizar a quienes se oponen a ese pacto”.
Jarquín cree que la decisión de la Contraloría forma parte del proceso de instalación de una dictadura institucional, de la cual ya han sido víctimas otras personas que se han atrevido a denunciar el uso de las instituciones estatales con fines de extorsión, chantaje y represión, como fue el caso del diputado Alejandro Bolaños Davis, o los casos de empresas que están siendo sometidas a presión y chantaje para intentar someterlas a la voluntad del gobierno.
“Los nicaragüenses debemos estar conscientes de que están en riesgo las libertades democráticas tan penosamente conquistadas, y que al final de ese camino nos espera más pobreza y degradación socioeconómica”, señala el dirigente sandinista.