Política

CSE en quiebra y sin credibilidad

* Le deben a las “once mil vírgenes” y a lo interno el descontento y reclamo de los empleados es permanente * Suma que están pidiendo a la Asamblea es cuestionada por EyT quienes aseguran que el CSE hace las elecciones más caras del mundo * Ante todo esto: ¿Qué pasará con las elecciones del 2008 que son de ineludible cumplimiento?

Las expectativas financieras para las elecciones municipales del próximo año no son nada alentadoras, y además de la crisis económica, el Poder Electoral tendrá que lidiar con la millonaria deuda que arrastra desde los comicios nacionales, y que tiene su credibilidad a muy bajos niveles.
Proveedores y trabajadores continúan a la espera que les cancelen el pago de sus servicios y beneficios laborales, respectivamente.
Desde ya se avizoran unos comicios de “muy poca calidad”, dado el presupuesto requerido por el Consejo Supremo Electoral (CSE) para financiarlos y la posibilidad de que la Asamblea Nacional no apruebe la partida correspondiente, según la percepción del presidente de ese poder del Estado, Roberto Rivas.

Un costo elevadísimo
Las autoridades electorales calculan que el costo de los comicios edilicios ascenderá a 631 millones de córdobas, de los cuales 481 millones servirían para financiar las elecciones, una partida 150 millones de córdobas para el gasto de los partidos políticos en la campaña electoral, y el gasto corriente de 2008.
Rivas plantea, además, que déficit de los 66 millones de córdobas sea solventado mediante una asignación de 25 millones en la reforma presupuestaria del presente año, y que los restantes 41 millones de córdobas sean incorporados al presupuesto de 2008.
Esa limitación económica se tradujo en el cierre de las 153 delegaciones municipales de cedulación, en el retraso en el pago de beneficios a los trabajadores, y en el incumplimiento de la cancelación de los servicios de publicidad, alquiler de vehículos, servicios básicos de luz, teléfono y agua potable, entre otros.

¿Alguien les dará crédito?
Pese a este panorama, Rivas de-sestima que el Poder Electoral vaya a afrontar una crisis de credibilidad frente a sus acreedores, quienes posiblemente tendrán reservas para conceder crédito en servicios a ese poder del Estado en los comicios municipales.
La visión de Rivas no es compartida por el presidente de la Comisión Económica del Parlamento, Francisco Aguirre, quien advierte que los problemas del Poder Electoral se agravarán el próximo año porque enfrentará la falta de credibilidad financiera con los proveedores, a causa de la millonaria deuda que arrastra del pasado proceso electoral.
Aguirre señala que la única opción a la crisis es unificar las elecciones, a lo que Rivas se opone rotundamente.
Sin embargo, Aguirre admite que sería de largo o mediano plazo, porque se requeriría de una reforma constitucional que tendría que ser aprobada con el 60 por ciento de los diputados y en dos legislaturas, pero, además, ya no sería aplicable parar elecciones de 2008.

¿Insuficiencia o ineficiencia?
El titular del CSE adelantó que en caso de que el Parlamento les apruebe la cifra solicitada, no destinará ni un centavo para sufragar la deuda que contrajeron por actividades extraordinarias en las elecciones de 2006, como la ampliación de 15 días del período de la cedulación, exigida por el Movimiento por Nicaragua (MpN) y Ética y Transparencia, entre otros, cuyo costo alcanzó casi 20 millones de córdobas.
Representantes de los organismos cívicos consideran que el problema financiero del CSE “no es la insuficiencia de presupuesto, sino la ineficiencia en la administración de los recursos”.
El directivo del Movimiento por Nicaragua (MpN), Carlos Tünnermänn, recordó que el voto nicaragüense es el más caro del mundo, y que “el Poder Electoral se ahorraría muchos recursos si (los funcionarios) fueran mejores administradores”.

Gasto electoral: “Indolente y alcahuete”
En tanto, el director ejecutivo del Grupo Cívico Ética y Transparencia, Roberto Courtney, cuestionó al poder Electoral por el excesivo costo de voto que asciende a unos 30 dólares --uno de los más caros del mundo--, e indicó que la calidad del proceso electoral no compensa la inversión.
Considera que con esa cifra, el poder Electoral puede financiar “a cabalidad” un proceso electoral en cualquier país del mundo, “tres veces más grande y tres veces más poblado que Nicaragua”.

Cedulación en el exterior
Este año, la presión de los organismos cívicos y partidos políticos es por la cedulación de nicaragüenses residentes en el exterior. La semana pasada, los diputados ante la Asamblea Nacional aprobaron una resolución “instando” al Poder Ejecutivo y a los magistrados electorales, “iniciar a lo inmediato” ese proceso.
Pese a que la resolución no tiene carácter de ley, los diputados del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), han amenazado con tomar medidas judiciales en contra del presidente Daniel Ortega y los magistrados electorales bajo el argumento de incumplir la Constitución Política y la Ley de Identificación Ciudadana, al negarse a cedular a los ciudadanos nicaragüenses en el exterior.
Rivas se adelantó y pidió una partida presupuestaria extra para empezar a realizar los trámites de cédula en aquellos países donde residan connacionales.