Política

Minimizan “fin” de los CPC

* Que no sean partidarios, clama Hombach

Esteban Solís

El vicepresidente Jaime Morales, el alcalde de Managua, Dionisio Marenco, el obispo de Granada, monseñor Bernardo Hombach, y el asesor económico del presidente, Bayardo Arce, consideran que los consejos, como una expresión ciudadana para organizarse son buenos, sin embargo, cada uno de ellos tiene sus matices sobre lo actuado por el parlamento en esa materia.
Morales dijo que la decisión de la mayoría legislativa de desvincular a los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, de la estructura del gobierno central es una muestra de que los nicaragüenses “vivimos en un país con libertad y plena democracia”.
En ese sentido manifestó que la mayoría parlamentaria es la que decide el curso que debe tomar el país, sin embargo, si esa fue la decisión “tratarán de buscar otra fórmula, otros mecanismos, otras alternativas de organización”, refiriéndose a los ciudadanos.
Por su parte, el obispo de Granada comentó que “en el fondo todo lo que garantiza una participación amplia de la población, yo lo veo bien, pero si solamente está en manos de un partido, no garantiza una amplia participación del pueblo”.
Incluso dijo que si los CPC se convierten en una institución democrática, lo ve muy bien porque la participación democrática no es que uno vaya cada cinco años a depositar un papelito en las urnas.
“Lo que yo digo es que no deben ser partidarios, tienen que funcionar de una manera democrática, y no tienen que ser nombrados por un partido, sino por el barrio o por la población”, precisó.
En tanto, Bayardo Arce, asesor económico del presidente Daniel Ortega, comentó que personalmente considera que no es necesario que el jefe del Ejecutivo recurra al veto o al recurso de inconstitucionalidad para dejar sin efecto lo aprobado por la Asamblea Nacional.
El alcalde de la capital, Dionisio Marenco, piensa que los diputados fueron a perder el tiempo. “Es una discusión irrelevante porque si la gente se quiere organizar en CPC, se va a organizar, aunque se lo prohíban, y si se lo prohíben, se va a organizar más, yo creo que allí perdieron el tiempo”, dijo Marenco, quien cree que si esas formas de organización son para trabajar y hacer cosas buenas, los apoya.