Política

“Habrá un Cosep apartidario”

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, conmemora hoy su trigésimo quinto aniversario de fundación, y se espera que la recién electa directiva siente una posición firme respecto a su relación con el gobierno del presidente Daniel Ortega, quien está invitado a participar del evento empresarial, junto a representantes de los poderes del Estado y del Cuerpo Diplomático. José Adán Aguerri, nuevo presidente del Cosep, asume sus funciones hoy y habla de éste y otros desafíos

Consuelo Sandoval

José Adán Aguerri, recién electo presidente del Cosep, uno de los más jóvenes, asumirá hoy las riendas de esa organización que históricamente fue el refugio de la elite de los grandes empresarios, fundamentalmente de Managua. Promete imprimirle su propio sello a esta organización empresarial.
Economista de profesión, casado y con tres hijos, Aguerri está empeñado en que el Cosep se despartidice, amplíe su radio de acción, trabaje en beneficio de la sociedad nicaragüense, y apuesta a mantener una relación armoniosa con el gobierno del presidente Daniel Ortega.
En una amplia entrevista con El NUEVO DIARIO, Aguerri niega que el Cosep sea excluyente con los pequeños y medianos empresarios, y que sea menospreciada por el gran capital.
¿Cuál será el sello que le imprimirá su gestión al Cosep?, ¿habrá algún giro respecto a sus antecesores?
Nosotros hemos planteado nuestra posición en las visitas que hemos hecho a las juntas directivas, que queremos un Cosep unido, es decir, sin distingo de tamaño y origen, y estamos hablando del Cosep grande, mediano y pequeño. Hemos trabajado mucho en Managua, nos toca empezar a trabajar en los departamentos de todo el país.
¿Quiere decir que el Cosep se ha mantenido enclaustrado en Managua?
Sí, efectivamente, el Cosep ha mantenido su principal campo de acción en Managua y ante esa situación, estamos planteando que debemos tener una reunión cada tres meses en un departamento distinto que nos permita ir a la región, escuchar la problemática del comerciante, que es diferente a la que pueda tener una empresa en Managua; escuchar la realidad del productor y hacer que nuestras cámaras se fortalezcan.
¿Tiene lógica la percepción de la ciudadanía de que el Cosep no representa a todos los empresarios?
Lo que ha habido es una percepción de que el Cosep aglutina solamente a los grandes empresarios. El Cosep tiene once cámaras, una de ellas, la de Comercio, tiene representación nacional; hay una confederación de cámaras y tenemos afiliados a más de cuatro mil socios, de los cuales, mil están en Managua.
¿Pero el Cosep no representa a miles de pequeños y medianos productores?
Recordemos que también existen los consejos superiores de la pequeña y mediana empresa. Tenemos Conapro, que representa a nuestros profesionales, tiene 17 colegios, y están personas individuales como los arquitectos, contadores, abogados, auditores, que no representan a grandes empresas, sino a individuos, también tenemos a Upanic, que también tiene a muchos pequeños y medianos productores, obviamente no podemos decir que hablamos en nombre de Nicaragua.
Si realmente representan al empresariado, ¿por qué el Grupo Pellas, el sector financiero, no integra el Cosep?
Esa es información equivocada, así como están los pequeños y grandes, el Consejo Superior tiene una junta de consejeros entre los que está don Carlos Pellas; las empresas de don Carlos Pellas son agremiados de diferentes cámaras porque tienen diferentes tipos de negocios, los bancos son socios de la Cámara de Comercio...
Se ha dicho que el Cosep ha servido como plataforma para atacar o defender a algunos gobiernos, ¿usted va a tratar de variar esta percepción?
Nosotros vamos a estar defendiendo al sector privado, estamos aquí para luchar por los intereses del sector privado que hoy tiene una connotación hacia la responsabilidad social, de apoyar al país, a la población, y por eso estamos impulsando un telehablatón para asegurar que nuestros hermanos costeños reciban la ayuda que necesitan. Creo que los resultados son los que van a hablar por sí mismos.
¿No cree que el Cosep ha servido como plataforma política?
Hubo algún posicionamiento en función de impulsar candidaturas políticas (Eduardo Montealegre), nosotros hemos señalado que va a haber un Cosep apartidario, institucional, gremial, que va a defender los intereses del gremio y que su preocupación estará en función de defender los intereses del sector privado.
¿Quiere decir que administraciones anteriores actuaron de manera errática?
Por eso es que hemos señalado que uno debe de aprender de sus errores para ver hacia el futuro, y eso es lo que estamos proponiendo en nuestra plataforma, lo que estamos valorando es que Nicaragua necesita del crecimiento económico, del desarrollo, reducir la pobreza; el gobierno por sí mismo no lo va a poder hacer; el sector privado tampoco, necesitamos del esfuerzo de todos para poder empezar a tener niveles de crecimiento que sean superiores al cinco por ciento para que podamos hablar en diez años de que se está reduciendo la pobreza.
¿No importa el color del gobierno?
Indistintamente del gobierno que esté, yo creo que si hay algo común en cualquier sector privado, es el crecimiento económico, todos queremos crecer... recordemos que las diferencias de crecimiento de Costa Rica y Panamá siguen siendo significativas en relación con Nicaragua, mientras nosotros tenemos un nivel de crecimiento equis, ellos tienen un nivel superior de crecimiento.
¿Deterioró la imagen del Cosep el hecho que su antecesor, Erwin Krüger, haya incumplido un contrato de concesión energética?
Yo no puedo hablar en nombre de una empresa y una persona, yo represento a la Cámara de Comercio, es siempre aventurado querer hablar sin conocimiento de la información, ese es el cuidado que debemos de tener cuando queramos hablar como que somos dueños de la verdad. Hay un compromiso adquirido entre esta empresa y el gobierno, que está en proceso y que está caminando.

“Se debe devolver el plantel de la ESSO”
Mucha gente los ha visto actuar de forma tímida, fundamentalmente por la forma en que se ha abordado el caso de la Esso.
Hemos sido claros en señalar que nuestro campo de batalla no está en los medios... pero el posicionamiento de la gremialidad es sentarnos en la mesa, plantear las posiciones, divergencias y buscar soluciones. Hemos hecho lo que corresponde en cada uno de los temas que nos ha tocado, hemos sido claros en señalar que hay un principio de legalidad y el derecho de la propiedad privada, en el caso de la Esso, debe ser devuelto el plantel. Eso lo hemos dicho desde el primer día y en eso no negociamos principios.
¿El caso de la Esso podría provocar fuga de capitales?
Las informaciones del sistema bancario nos señalan que ha venido creciendo, este mes de agosto superó el nivel más alto que había existido, que fue de agosto del año pasado, luego para el período electoral se bajó, pero no sólo se recuperó, sino que se superó... nuestra lucha la tenemos que librar en Nicaragua. Obviamente, hay un tema de imagen, nos preocupa la imagen del país, recordemos que necesitamos atraer la inversión... Ese tipo de situaciones, como la de la Esso, tiene una repercusión internacional de imagen y por eso hemos demandado que se busque la solución lo más rápido posible para evitar que la imagen negativa nos afecte.
Obviando ese caso, ¿usted cree que existe clima de inversión para los empresarios?
Hay algo importante de señalar, que el inversionista nicaragüense sigue apostando por Nicaragua, la semana pasada se firmó la primera fase del proyecto Guacalito, de gran magnitud para nuestro país, que puede andar entre los 250 y 300 millones de dólares, esta semana se acaba de firmar un proyecto de energía eólica de 90 millones de dólares que va a significar la producción de 40 megavatios, se sigue haciendo la gestión para un proyecto de energía basándose en carbón de 900 millones de dólares, es decir, los esfuerzos se siguen dando para seguir buscando cómo atraer inversión para este país, la realidad es que Nicaragua necesita crecer, inversión, empleos, y la única manera de lograrlo es a través del crecimiento económico.
¿Qué esperan de sus relaciones con el gobierno?
Tenemos la voluntad de trabajar con el nuevo gobierno; desde el nueve de noviembre del año pasado nos sentamos y desde ese día estamos trabajando por Nicaragua, recordemos que la visión es de país, nosotros no estamos trabajando por el interés particular; luego, el 15 de diciembre tuvimos una reunión donde se presentó al gobierno lo que hemos denominado los ejes de desarrollo, y hemos avanzado significativamente en algunos temas de los que vamos a dar a conocer un primer resumen en el mes de octubre. Tenemos que entender que las comunicaciones, intercambios de informaciones, posiciones y consensos, son lo que produce resultados, y vamos a seguir buscando resultados, no confrontaciones.
¿Cómo observan el rumbo económico y político del país?
Estamos viviendo un período de desaceleración que no nace en estos ocho meses, sino que empezó hace tres años; cuando tuvimos la primera crisis energética se dio simultáneamente la crisis del transporte, y desde esa época empezamos a ser afectados por estas confrontaciones políticas, nosotros estamos indicando que el tema económico se debe manejar fuera de la arena política, más que para impulsar verdaderamente y en consenso soluciones y proyectos que empujen hacia el crecimiento.
¿Existe temor entre el empresario por las nuevas relaciones de Nicaragua con Irán y Venezuela?
Yo no voy a juzgar al gobierno por su política exterior, lo que hemos señalado es que tenemos que reforzar los mercados donde tenemos los productos, hemos señalado que cualquier ayuda es importante, pero nuestro principal mercado es el estadounidense y el centroamericano, hemos hecho todos los esfuerzos para que la facilitación del comercio se dé con estos dos mercados, si mañana se abren oportunidades de aumentar mercados con la Unión Europea, y que ya hay una relación importante con este Acuerdo de Asociación, o si podemos ir hacia el sur u otros continentes, pues bienvenido, pero esa es una situación que se tiene que evaluar desde el punto de vista de costos.
¿Descarta usted que se pueda reeditar la guerra, el servicio militar y las confiscaciones?
Totalmente, nosotros debemos pensar de manera positiva, creemos que debemos pensar en la Nicaragua del futuro, que debe ser de todos.