Política

Último adiós a Jaime Cuadra


Francisco Mendoza

Matagalpa

Entre familiares, amigos y políticos fue sepultado ayer el ex presidente de la Asamblea Nacional Jaime Cuadra Somarriba, quien falleciera el día lunes a las dos y treinta minutos de la tarde después de un paro cardíaco.
Durante sus 81 años de vida se destacó como productor y como político, trabajó en el gobierno de Violenta Barrios de Chamorro en el Instituto de Repatriación, y en el gobierno de Arnoldo Alemán fue ministro de varias carteras; durante el gobierno de Enrique Bolaños fue dos veces presidente de la Asamblea Nacional.
Cuadra fue condecorado el martes con la Medalla de Honor de la Asamblea Nacional por el presidente del Parlamento, René Núñez, quien fue acompañado por los diputados Edwin Castro, Augusto Valle, Alba Palacios, Maximino Rodríguez, entre otros.

Misa de cuerpo presente
En la misa de cuerpo presente que se celebró en la iglesia catedral, el sacerdote Róger García señaló que “la política es buena cuando la practican hombres buenos, pero no funciona cuando hay egoísmo; Jaime fue uno de esos hombres buenos a quien siempre le gustó lo mejor para el país”.
Cuadra fue líder de la Unión Nacional Opositora, UNO, que llevó al poder a Barrios de Chamorro. Luego contribuyó con la campaña del PLC que llevó a Arnoldo Alemán a la presidencia, y posteriormente con la de Enrique Bolaños.
A la misa de cuerpo presente asistieron las dos fórmulas presidenciales liberales de 2006, José Rizo y José Antonio Alvarado por el PLC; así como Eduardo Montealegre por ALN.
Rizo aseguró que había muerto un luchador por la democracia y que su ejemplo seguirá fortaleciendo la unidad de los liberales.

El legado
Montealegre dijo que la muerte de Cuadra ha sido una gran pérdida tanto para los demócratas como para los liberales, por lo que le pedía al pueblo seguir el ejemplo de Jaime, que no doblegó sus convicciones y que no se sometió al totalitarismo ni a nada que tuviera que ver con la falta de democracia.
Por su parte, Salvador Cuadra, hermano de Jaime, afirmó sentirse satisfecho con la presencia de políticos de todas las tendencias ideológicas a la entrega póstuma de la Medalla de Honor de la Asamblea Nacional, lo que indica que su hermano era un conciliador siempre que había un conflicto, principalmente en el período de Enrique Bolaños.