Política

Policía refuerza Atlántico Norte

* Honor a caídos y redoblamiento del sacrificio por emergencia de “Félix”

Luis Alemán

La Policía Nacional reforzó con 300 efectivos la Región Autónoma del Atlántico Norte, para coadyuvar en las labores de emergencia tras el paso del huracán “Félix” y garantizar la seguridad en la región del Caribe.
La directora general de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, confirmó que los efectivos policiales, en su mayoría policías de la especialidad de seguridad pública y de las tropas especiales, estarán “abocados en las tareas propias de la emergencia”.
La jefa policial aseguró que con los refuerzos, sumados a los 200 efectivos de la zona, hay 500 policías dedicados a tiempo completo a trabajar junto al pueblo costeño en el rescate de víctimas y la reconstrucción de lo destruido por el huracán. “Los refuerzos policiales contribuirán en las labores de rescate, pero también están trabajando para evitar que haya pillaje y disturbios”, dijo Granera.

Las fuerzas necesarias
Detalló que poco después del paso del huracán, se registraron brotes de pillaje en la zona urbana de Bilwi, pero “hemos estado patrullando, hubo intentos, pero se reforzó el patrullaje y hay un control”, dijo la jefa policial, quien confirmó que la institución “está lista para enviar las fuerzas que sean necesarias”.
Granera explicó que la Policía estuvo abocada a las labores de prevención del desastre “desde antes que el huracán llegara; hemos estado hombro con hombro con la comunidad, hemos estado en todo momento con ellos”, señalando que los agentes policiales “participaron en las evacuaciones y evitando que hubiera pillaje y desorden”. “La Policía se movió desde antes que fuese activado el Comité de Emergencia, cuando había probabilidad de que llegara el huracán”, dijo la jefa policial.

Solidaridad y honores a caídos
La primera comisionada participó junto a la jefatura de la Policía Nacional en la misa que ofició el nuncio apostólico, Jean Paul Goebbels, y que estuvo concelebrada por diez sacerdotes en conmemoración del 28 aniversario de fundación de la institución policial.
Granera explicó que pospusieron el acto central para el viernes próximo, “precisamente por la cantidad de fuerzas que están trabajando en las zonas afectadas por el huracán” y por solidaridad con los que sufren los embates del meteoro, y “particularmente con un oficial de policía que perdió a su mamá”, la que murió al caerle un árbol.

Vocación de servicio
El sacerdote Félix Mántica destacó la labor de los policías y los llamó a predicar desde “el púlpito de su vida y desde la realidad temporal en la que están inmersos”.
“Hay que tomar conciencia de la misión policial, que es propiciar el desarrollo y la paz de los pueblos”, aseguró el sacerdote, quien pidió a los agentes “vivir su misión de corazón, reflejado en el servicio que prestan a la sociedad”.
La misa por el 28 aniversario de la constitución de la Policía Nacional estuvo llena de simbolismos, sobre todo cuando llegó el momento de las ofrendas. Los agentes entregaron un uniforme policial, un cordel con nudos que representa la unidad de la institución, una antorcha que la comisionada Granera entregó a un cadete de la Academia “Walter Mendoza”, representando el relevo generacional en la Policía, y el vino y el pan que representan el cuerpo y la sangre de Jesucristo.
La misa fue cantada por un coro integrado por miembros de la Policía Nacional, quienes llamaron la atención por la magistral interpretación de cantos religiosos.
“Estoy conmovida por el coro integrado por profesores de la Academia de la Policía”, dijo Granera, quien aseguró que con la misa, los agentes ofrecieron a Dios su trabajo, sus sueños, su vida y su oración en memoria de los agentes caídos en cumplimiento del deber.

También sugieren afectar otras partidas

Vicepresidente ofrece fondos a víctimas

Esteban Solís
La Vicepresidencia de la República puso a disposición de los costeños que resultaron damnificados por el paso del huracán “Félix” un fondo de emergencia de 10 millones de córdobas; mientras tanto, los diputados liberales demandaron al gobierno que haga uso de suficientes recursos que no han sido ejecutados por diversas instituciones.
El vicepresidente Jaime Morales recordó que ese fondo fue constituido en agosto de 2000 a través de una resolución ejecutiva del Fondo Nicaragüense de Inversiones, FNI, y canalizado por el Ministerio de Hacienda.
“El vicepresidente en ese entonces era el ingeniero Enrique Bolaños y el titular de Hacienda Eduardo Montealegre, y esos recursos fueron utilizados en concepto de créditos una vez, para atender a los damnificados del terremoto de la Laguna de Apoyo”, manifestó el vicepresidente Jaime Morales.
Observó que la Vicepresidencia en aquel entonces celebró un contrato de custodia y administración de esos fondos con un banco privado, y se abrieron dos cuentas en Masaya para el manejo de esos recursos.
Destacó que los créditos otorgados a los damnificados para la reconstrucción de sus viviendas o bien para la rehabilitación de sus pequeños negocios, retornaron casi en un ciento por ciento al banco, y son los que ahora ha dispuesto la Vicepresidencia para atender esta nueva emergencia.
“He solicitado información completa para determinar el procedimiento legal y contable en torno a los aportes de esos fondos”, dijo el vicepresidente, tras recordar que quien dio la orden para que el FNI transfiriese esos recursos fue el entonces presidente Arnoldo Alemán.
Morales dijo a EL NUEVO DIARIO que ha recomendado a las autoridades correspondientes que los fondos se retiren del banco y pasen a una cuenta del Ministerio de Hacienda, “para la aplicación que se acuerde en debida forma eficaz y oportuna”.