Política

Una última palabra sobre Bolaños Davis

* Último recurso, Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Ary Pantoja

Sepultado políticamente quedó ayer el ex diputado conservador Alejandro Bolaños Davis, luego que su “aliado”, el jefe de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Maximino Rodríguez, no respaldó la solicitud de cambiar la orden del día en la sesión plenaria y hacer que la Junta Directiva sometiera a discusión y votación el caso de la defenestración de Bolaños.
La jefa de bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC), María Eugenia Sequeira, redactó la solicitud para cambiar la orden del día y contaba con el compromiso de Rodríguez y el jefe de bancada del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Víctor Hugo Tinoco, para lograr su objetivo, sin embargo, a última hora Rodríguez se echó para atrás.
Rodríguez basó su rechazo en el artículo 167 de la Constitución Política, el cual establece que “los fallos y resoluciones de los tribunales y jueces son de ineludible cumplimiento para las autoridades del Estado, organizaciones y las personas naturales y jurídicas”.
“Un ilícito no se resuelve con otro ilícito. Mantengo que las resoluciones de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo Supremo Electoral (anulando la diputación de Bolaños Davis) son una aberración jurídica, pero me guste o no, tengo que aceptar, porque si no acepto ese precepto constitucional no tendría la moral para reclamarles a los magistrados que no obedecen a la Constitución”, dijo Rodríguez.
¿Cambio de seña?
El cambio de posición de Rodríguez se da precisamente dos días después de haber denunciado supuestas amenazas de muerte en su contra y de que 24 miembros del Comité Ejecutivo Nacional --máxima instancia del PLC encabezada por Arnoldo Alemán-- ordenaron a la bancada dar por cerrado el caso de Bolaños Davis en la Asamblea Nacional.
De lo anterior se desprende que los diputados del PLC no volverán a abordar el caso y dejarán esperando a sus colegas de ALN-PC el tan anunciado apoyo que públicamente dieron Enrique Quiñónez, José Pallais y el mismo Rodríguez a su ex colega Bolaños Davis.
Le apagan micrófono
Por tercera vez en lo que va de esta legislatura, el presidente del Parlamento, René Núñez Téllez, coartó la libertad de expresión a la jefa de bancada de ALN-PC, María Eugenia Sequeira. Ayer, Núñez le apagó el micrófono a Sequeira cuando ésta reclamaba por la defenestración de Bolaños.

Asamblea militarizada
Previo al inicio de la sesión, algunos diputados reaccionaron molestos por el incremento de agentes policiales en las afueras y el interior del recinto parlamentario, sobre todo por la presencia de miembros de la Dirección de Operaciones Especiales (DOE) y de la Brigada Especial Antimotines de la Policía Nacional.
La medida fue ordenada por el presidente del Legislativo, René Núñez, a fin de evitar disturbios como el ocasionado por los diputados de la ALN-PC el pasado martes cuando ingresaron a la fuerza a su ex colega Alejandro Bolaños Davis, lo que dejó lesionada a un mujer policía y a la diputada Doris García, del Frente Sandinista.
El diputado del PLC, Enrique Quiñónez, fustigó severamente en contra del presidente del Legislativo, a quien amenazó con quitarle poderes a través de una reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo. Quiñónez se mostró indignado por la presencia policial.
El diputado de ALN y ex presidente del Parlamento, Eduardo Gómez, dijo que fue requisado y obligado a bajar de su vehículo para someterlo a revisión como “si se tratara de un criminal”.