Política

Acusan a Flor de Mayo de hacer su agosto


La Comisión especial de la Asamblea Nacional que investiga denuncias por extorsión en Rivas recibió ayer a Denis Prado, acusado por el inversionista estadounidense Philip Christopher de pedirle dos mil dólares para no apoderarse de los terrenos donde el extranjero con otros socios está construyendo el proyecto turístico Flor de Mayo.
Prado estuvo acompañado por el vicepresidente del Consejo de Ancianos de Tola, Arturo Guzmán, y ambos acusaron a Christopher de invadir sus propiedades. Prado dijo también que hay medios de comunicación que están pagados por el inversionista y que omiten su versión de los hechos.
“Hay una campaña de desprestigio pagada por Flor de Mayo contra los vecinos, porque desde hace dos años nos invadieron, a la comunidad indígena y a mí”, dijo Prado, quien asegura que cinco manzanas de tierra suya y doce de la comunidad indígena están invadidas. En esas tierras, expresó Prado, construirían un desarrollo para surf, pero “sólo los dejaron construir el pozo”.
Philip Christopher acusó a Prado de tratar de apoderarse de más de cincuenta manzanas de tierras costeras en la Playa Sardina, donde a finales del mes pasado un grupo de tomatierras, que aseguraron ser miembros de la comunidad indígena de Tola, llegaron armados con machetes a tomar posesión de una parte de la propiedad que colinda con el lindero sur.
Guzmán negó que las personas hayan sido mandadas por él, y afirmó que fueron pandilleros procedentes de Managua enviados por el estadounidense.

Caso Tola
Por otra parte, el abogado que disolvió la cooperativa Pedro Joaquín Chamorro también visitó la comisión y aseguró que la misma fue disuelta en 2001. Además de él, llegaron el notario público, que “revivió” la cooperativa en 2005, año cuando Inversiones González Bolaños compró parte de las propiedades que ahora están en disputa.
Según José Pallais, presidente de la comisión, en tres semanas aproximadamente tendrán el conclusivo de la investigación, que contendrá recomendaciones para evitar que situaciones iguales sigan ocurriendo.
Es probable que Armel González y Omar Bello regresen a la comisión, debido a que hay asuntos por aclarar. Aparte de ellos dos, sólo faltaría un funcionario del Ineter que coteje los datos de los terrenos.
Esta comisión analizará no más de cinco casos sobre la misma problemática en Rivas, con el fin de conocer si son casos atípicos. “Estos casos no los hemos buscado, pero estamos viendo un modus operandi. El señor Miranda nos ha saltado en dos casos y Denis Prado en cuatro”, expresó Pallais.