Política

Estados modernos para tratar con Europa

* Un acuerdo de asociación entre Centroamérica y Europa debe apoyar el fortalecimiento de la democracia, independencia de poderes, entre otras virtudes, exponen

Consuelo Sandoval

Una propuesta para que el acuerdo de asociación entre la Unión Europea y Centroamérica destine recursos para el fortalecimiento de la democracia, independencia de los poderes del Estado, libertad de expresión, acceso a la información pública, y la renovación de los partidos políticos, fue hecha ayer durante un foro auspiciado por la Fundación Fiedrich Ebert y el Parlamento Centroamericano.
“Hay un sentimiento en la población de que algunos partidos no están jugando su rol en relación a recoger las aspiraciones de los pueblos centroamericanos y poderlas convertir en políticas públicas que nos favorezcan”, expresó Haydée Castillo, coordinadora del capítulo nacional del Consejo Consultivo del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, una de las expositoras.
En el evento, los asistentes plantearon la necesidad de que en el acuerdo birregional se establezca una estrategia de desarrollo integral regional que contemple la diversificación de la producción, mejorar las telecomunicaciones, energía y proteger los servicios básicos de la población como la educación, salud, seguridad alimentaria.

Una nueva realidad
“Avanzamos en que los gobernantes han sido electos por el pueblo y que antes eran impuestos por los militares, pero prevalece el hambre, la pobreza, la miseria, la corrupción, el narcotráfico,y el fundamentalismo”, advirtió Castillo.
Lamentó que después de veinte años de alcanzados los acuerdos de paz en Centraomérica, se mantienen los mismos indicadores de la pobreza que condujeron a la guerra de varios países de la región.
Demandó el fortalecimiento de participación de la sociedad civil en el proceso de la negociación y en la formulación de una estrategia de desarrollo.
Castillo propuso la eliminación de los subsidios que conceden los países del Viejo Continente al sector agrícola porque coloca a los productores centroamericanos en una situación de desventaja para poder competir en el mercado europeo.
“Creemos que debe ser un acuerdo que proteja nuestra seguridad alimentaria y que podamos poco a poco ir alcanzando niveles competitivos iguales que los que tienen los países europeos y Estados Unidos”, destacó.

Fondo de cohesión social
Por su parte, el vicepresidente del Parlacen, Francisco Campbell, se pronunció para que en el acuerdo de asociación se establezcan lineamientos de cooperación que promuevan la creación de un fondo de cohesión social en la región que procure superar la marginalidad, pobreza y depredación ambiental en el istmo.
Campbell valora que ese acuerdo permitirá a ambas regiones mayor interacción en el ámbito político internacional que pueda constituir un frente común para la adopción de instrumentos internacionales en materia ambiental y de derechos humanos.
El vicepresidente del Parlacen considera que Europa y Centroamérica podrán actuar conjuntamente en el marco de las Naciones Unidas, las reformas a ese organismo internacional y su democratización en la toma de decisiones e influir en el ámbito de la Organización Mundial de Comercio, a fin de que trascienda la unilateralidad del sistema generalizado de preferencia.