Política

“Nadie defiende a los pobres”


Silvia Carrillo

En su tercer informe sobre la democracia en Nicaragua, el Instituto para el Desarrollo y la Democracia, Ipade, revela que un 73 por ciento de la población sostiene que las elecciones libres y transparentes son una característica prioritaria de la democracia y confía en que con su voto puede hacer que las cosas cambien en el futuro y reconoce que se vive en un régimen democrático.
Sin embargo, solamente un 55 por ciento de la ciudadanía piensa que el Estado de Nicaragua vive en democracia, mientras un 45 por ciento tiene una opinión contraria, siendo sus principales argumentos para ello la creencia de que “los políticos no cumplen sus promesas” y “nadie defiende a los pobres”.
Lo anterior encuentra su relación con las sugerencias que hacen los entrevistados a dirigentes de los partidos políticos. Un 35 por ciento sugiere que deben establecer un programa de trabajo que responda a los intereses de la ciudadanía y, por otra parte, un 42 por ciento afirma que una de las características fundamentales para dar su voto a un partido es el programa del mismo.

El ámbito de la democracia
Sobre la percepción de democracia que se tiene en este país, históricamente la gente percibe una expresión dicotómica y opuesta de la democracia, ya que, por un lado, están los derechos individuales y políticos --libertad de expresión, pensamiento, religión, información, reunión, organización, movilización-- y, por otro, los derechos económicos y sociales (colectivos) --el trabajo, alimentación, vivienda, seguridad social, agua potable, salud, educación--, los que parecieran excluirse mutuamente ante una práctica que indica que la existencia de unos se acompaña por la ausencia de otros.
Los resultados del presente sondeo apuntan a que la población avanza hacia una concepción más integral de democracia, pues el 42.8 por ciento considera que democracia son ambas cosas, es decir, la fusión del voto, los derechos individuales y los derechos sociales.

Los obstáculos
Por otro lado, apunta que entre los obstáculos principales para consolidar la democracia en Nicaragua se encuentran la corrupción con un 47 por ciento, y otro 18 por ciento opina que es el rol que juegan lo partidos políticos.
En cuanto al Sistema Judicial, la percepción negativa de la ciudadanía es dada por la forma cómo está estructurado el sistema de administración de justicia, que requiere de un abogado para el ejercicio de la acción judicial. Por tradición, abogados, litigantes y estudiantes de Derecho han brindado defensas de oficio; ahora existen también abogados profesionales dedicados a la defensa gratuita a través de la Defensoría Pública.
“Esto origina una mejora en la proporción entre defensores y habitantes, que ha pasado de 72 mil 332 habitantes por defensor en 2005, a 66 mil 768 habitantes por defensor en 2006, y 60 mil 557 a mediados de 2007”.