Política

“Muchos caciques y pocos indios”

* Aspiraciones de los líderes también impiden la unidad liberal

Ary Pantoja

“Muchos caciques y pocos indios”, reza un viejo dicho nicaragüense, y parece aplicarse al proceso de unidad liberal que promueven los líderes del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN). Esta situación, sumada a las aspiraciones presidenciales en ambos partidos políticos, constituye los mayores obstáculos para lograr la tan ansiada unidad, según el analista político Cairo Manuel López.
López aplicó también el mensaje del evangelio que dice: “La miel es mucho y los operarios pocos”, en referencia a las aspiraciones candidaturales que tienen tanto Arnoldo Alemán, Presidente honorario del PLC, como Eduardo Montealegre, Presidente de ALN.
“Lamentablemente hay liderazgos muy fuertes que se creen imprescindibles, y por eso es conveniente que haya una nueva dirección de los grupos políticos no sandinistas para que actúen de manera colegiada para que se tomen las decisiones”, expresó.

El mal de la imposición
A juicio del ex miembro del Consejo Político y del Comité Nacional de Campaña de la extinta Unión Nacional Opositora (UNO), en los últimos años en Nicaragua se ve una tendencia “a reforzar ciertas personalidades que se imponen e imponen sus criterios frente a sus correligionarios, frente a los otros partidos políticos que llegan a formar alianzas con ellos, y ese es el más serio obstáculo para lograr la unidad”.
“Algunos de estos líderes se sienten ya ungidos y consagrados como que si estuviesen predestinados a ser candidatos a la Presidencia de la República”, expresó López.

Mucha dispersión política
En torno a la posibilidad de crear una coalición de partidos no sandinistas, similar a la Unión Nacional Opositora (UNO) que en 1990 derrotó al Frente Sandinista en las elecciones nacionales, López dijo que existe “demasiada dispersión política” como para lograr una unión de esa magnitud, aunque tampoco la descartó.
“Hay varios partidos liberales, varios partidos conservadores y varios partidos socialcristianos; sin embargo, en los últimos tiempo se está produciendo un fenómeno orientado hacia la concentración, con la posibilidad de constituir alianzas políticas o integraciones de comunidades políticas”, explicó.
López recordó que, a diferencia de ahora, en 1990 la UNO no tenía líderes “muy visibles”, y las decisiones políticas eran tomadas de forma colegiada, y por ello se constituyó el Consejo Político de la UNO, integrado por un representante de cada uno de los catorce partidos políticos que la conformaron.