Política

Ortega aboga por la multipolaridad

* Recibe en su casa de gobierno al vicecanciller ruso Serguei Kisyak, evocan relaciones históricas y perfilan las nuevas

Esteban Solís

El presidente Daniel Ortega continúa acercándose a sus antiguos aliados extracontinentales. Ayer lo visitó el vicecanciller de la Federación Rusa, Serguei Kisyak, con quien compartió la posición de que en la multipolaridad internacional está la seguridad mundial.
Tras evocar las sólidas relaciones entre Nicaragua y la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, ambos funcionarios aseguraron que en el nuevo contexto, esas relaciones históricas serán fortalecidas a todos los niveles en la búsqueda de la paz, la justicia y la democracia.
Ortega dijo que la democratización de las relaciones internacionales pasan por la no imposición de una política unipolar, en una clara alusión al gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica.
“La multipolaridad es la que nos va a dar seguridad a todos, tanto a los que están en las naciones desarrolladas, como a los que estamos en naciones en vías de desarrollo”, comentó el jefe de Estado.

Nicaragua ganó asiento en Comisión de la ONU
El presidente se declaró satisfecho por la visita del vicecanciller ruso, la cual se da en momentos en que Nicaragua alcanzó una victoria internacional, tras conseguir un asiento en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas con el voto de 174 países, de 190 que votaron el miércoles. La Federación Rusa también apoyó a Nicaragua.
“Ésta es una victoria que honra al pueblo nicaragüense”, dijo, tras recordar que otro país latinoamericano, Bolivia, también logró un asiento en esa comisión de Naciones Unidas al obtener 169 votos.
Por su parte, el vicecanciller Kisyak destacó la disposición de Moscú de darle mayor profundidad a las relaciones con Managua. Dijo que a ambos países los une el deseo de mantener esa multipolaridad marcada por el respeto al derecho internacional.

Socios
“Nicaragua y Rusia, tradicionalmente eran y siguen siendo socios en la cooperación en muchas formas, promoviendo acciones paralelas para la democratización de las relaciones internacionales”, comentó el vicecanciller.
Kisyak manifestó que las conversaciones de ayer confirman que las perspectivas para el desarrollo de Nicaragua y Rusia son muy buenas, porque en ambos lados hay disposición de trabajar, pese a las dificultades que se presentan en el camino, no obstante, tienen carácter práctico y pueden ser superadas.

Murillo molesta con Cancillería
Antes de empezar el evento, se dio un incidente que llamó la atención de los periodistas. La primera dama Rosario Murillo, personal y visiblemente molesta, ordenó retirar la instalación de unos equipos de traducción simultánea, acción realizada por encargo de la Cancillería de la República.
Al parecer, la instalación de esos equipos retrasaba la aparición del Presidente y el vicecanciller ruso. Según algunos comentarios, Murillo ya había enviado a un emisario en dos ocasiones para que retiraran los equipos en cuestión, sin embargo, no se acató esa orden, por lo que se vio obligada a hacerlo personalmente, tras dejar claro que ésa era una actividad del presidente de la República y no de la Cancillería.
Ella explicó que esos instrumentos fueron retirados porque la traducción simultánea no alcanzaba para los medios de comunicación y era mejor seguir utilizando el método tradicional, que es un traductor a la par del invitado extranjero cuando éste no dominaba el español y donde los periodistas tenían acceso al audio sin ningún problema.