Política

CSE rechaza informe Centro Carter


El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua rechazó un informe del Centro Carter sobre las elecciones nacionales pasadas, por "extemporáneo", "politizado" y atacar a los magistrados electorales, informó hoy una fuente oficial.
El portavoz del CSE, Félix Navarrete, declaró a Acan-Efe que el informe del Centro Carter se dio como "no recibido y no aceptado".
El Centro Carter, un organismo que dirige el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter (1977-1981), en su informe recomendó la despolitización del sistema electoral nicaragüense e instó a tratar de "construir una autoridad electoral no partidista a todos los niveles".
El portavoz electoral dijo que los funcionarios del Centro Carter solicitaron hace dos días una reunión con el pleno de magistrados para presentar el informe, a como obliga la ley a los observadores internacionales y locales.
Explicó que los magistrados, integrado por siete propietarios y tres suplentes, decidieron no recibir el informe del Centro Carter porque lo presentaron seis meses después de concluido las elecciones nacionales, celebradas en noviembre de 2006, las cuales fueron ganadas por el actual presidente Daniel Ortega.
También, por contener "elementos politizados", por "atacar" a los funcionarios electorales y porque "coincide" con las observaciones que al sistema electoral nicaragüense hizo el organismo local Ética y Transparencia.
El presidente del CSE, Roberto Rivas, dijo a la prensa local que el informe del Centro Carter es "lesivo y nocivo" para la democracia en Nicaragua, y "sumamente ofensivo".
Además de la despolitización del sistema electoral nicaragüense, controlada en la actualidad por sandinistas y liberales, el Centro Carter recomendó realizar una "profunda reforma destinada a crear un sistema electoral no partidista".
Además, recomendó al CSE resolver "el problema del quórum" para iniciar sesión, mejor transparencia en sus operaciones, facilitar la identificación ciudadana para poder ejercer el derecho al voto, y extender el calendario electoral.
También, desarrollar los reglamentos electorales "de una manera oportuna", homologar el padrón electoral con el documento de identidad, asegurar la equidad de representación de las mesas de votaciones, y acelerar la transmisión y la tabulación de los votos, entre otros.