Política

Secretismo de Ortega contagia a Asamblea


Ary Pantoja

Irónicamente la institución que debe aprobar una Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) es la que, aparentemente, más restringe la información, incluso en lo interno de sus dependencias, pues ayer el primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, acusó al presidente del Parlamento, René Núñez, de practicar un “secretismo extremo”.
El colmo de “la compartimentación”, según Navarro, es que ni siquiera los miembros de la Junta Directiva tienen acceso a información que debería ser de su conocimiento. Citó como ejemplo el hecho de que solicitó un informe detallado para conocer el monto exacto del déficit presupuestario del Parlamento y la dependencia correspondiente se la negó “por órdenes” del presidente de la Asamblea.
Agregó que hasta en las cosas mínimas se ha impuesto la decisión de Núñez. Por ejemplo, dijo, la convocatoria para la reunión de Junta Directiva la debe hacer el primer secretario por orientación del presidente, pero en la práctica es el propio Núñez el que hace la convocatoria. “No he querido decir nada para no hacerlo grande”, señaló Navarro.
Critica medidas de austeridad
El primer secretario del Legislativo se sumó al clamor de otros colegas diputados en el sentido de que las normativas de ahorro debieron tomarse colegiadamente con la aprobación de los siete miembros de la directiva; aunque hace dos días, el diputado sandinista José Figueroa defendió la legalidad de las decisiones de Núñez, argumentando que la Ley Orgánica del Poder Legislativo lo faculta para ello.
Según Navarro, Núñez “se ha contagiado” del secretismo que practica el nuevo gobierno del presidente Daniel Ortega, situación que calificó de “peligrosa”.
Parte de ese secretismo lo constató un equipo de EL NUEVO DIARIO, cuando intentó obtener declaraciones del director general de Asuntos Administrativos, Ramón Cabrales, sobre nuevas disposiciones de ahorro, pero éste se negó argumentando estar muy ocupado.
Información vedada a directivos
Navarro insistió en que existe una disposición “no escrita” del presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, para negar cierta información a los miembros de la Junta Directiva.
Según Navarro, los funcionarios intermedios del Parlamento están amenazados con ser despedidos si brindan información “clasificada”a los demás miembros de la Junta Directiva.