Política

PLC y MRS contra fusión de elecciones


Esteban Solís

La alianza política Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y el Partido Liberal Constitucionalista rechazaron ayer por separado cualquier posibilidad de realizar juntas las elecciones municipales con las nacionales y expusieron sus argumentos basados en la defensa de la democracia, la legalidad y una práctica que hasta hoy ha sido positiva para las municipalidades.
El ex candidato presidencial del MRS, Edmundo Jarquín, aseguró que el día que se fusionen las elecciones municipales con las presidenciales y legislativas “vamos a dejar de tener buenos alcaldes porque hoy por hoy, tenemos buenos alcaldes porque son elegidos directamente por las bases, y el día que se elijan en plancha van a depender más del caudillo que los lleva en plancha que de los votantes”.
Jarquín, coordinador del MRS, dijo a EL NUEVO DIARIO que se oponen a la postergación de las elecciones municipales y fusionarlas con las generales, por los argumentos antes señalados.
Sobre la reelección sucesiva, el doctor Jarquín también la rechaza porque en Nicaragua ha sido la causa de dictaduras y dinastías. “Sería realmente fatal”, advierte el coordinador del MRS, que en una reciente y última encuesta de la firma M & R sale bien posicionado entre los otros ex candidatos presidenciales con un 58.4 de aceptación.

PLC también contra fusión
Por su lado, el portavoz del PLC, Leonel Téller, rechazó la idea de juntar las elecciones municipales con las presidenciales. “El PLC no respalda ninguna fusión de los comicios municipales con los generales porque apoyamos la descentralización de los gobiernos locales”, comentó.
Según Téller, el Estado ha invertido cuantiosos recursos económicos en los gobiernos municipales por la vía presupuestaria para fortalecer no solamente su gestión, sino también para la obtención de poder político.
Dijo que quienes abrieron la Caja de Pandora alrededor de las reformas constitucionales fueron el FSLN y la ALN. En ese sentido manifestó que el PLC se siente “cómodo” con la Constitución Política vigente.
Es obvio que si el PLC se siente bien con la Constitución que está en vigor, rechaza de plano la reelección sucesiva.