Política

“Sean demócratas”

* Monseñor Leopoldo Brenes considera que no es saludable fusionar las elecciones municipales con las nacionales * Diputados tienen opiniones encontradas

Matilde Córdoba
El arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, considera que no es “saludable” que las elecciones municipales se fusionen con las presidenciales. “Tenemos que ser respetuosos con las leyes”, dijo Brenes.
La propuesta de posponer las elecciones municipales hasta el año 2011 fue hecha por la Asociación de Alcaldes de Rivas (Amur), quienes, según dijo el alcalde de Rivas, René Martínez, pretenden ahorrarle recursos económicos al Estado y terminar de ejecutar las obras municipales que dejan pendientes a sus sucesores.
“Hay que ser ‘cara de barro’ para hacer esa propuesta”, expresó el diputado Víctor Hugo Tinoco, debido a que “fueron electos por cuatro años y quieren gobernar durante siete”.
Wálmaro Gutiérrez, en cambio, cree que no hay que descartar ninguna propuesta. “Hay que analizar el fondo objetivo y la aceptación popular porque todas las reformas deben estar soportadas con el respaldo popular”, dice.
Otra reforma constitucional
Postergar las elecciones municipales que se realizan cada cuatro años luego de una de las tantas reformas a la Constitución Política, implica reforma nuevamente la Carta Magna. “Estar cambiando a cada rato desorienta”, expresó el Arzobispo de Managua, quien comentó que cuando hace algunos años se hizo esta misma propuesta conversó con los políticos para persuadirlos y evitar el error que podrían cometer.
“Las elecciones municipales son una escuela de democracia, en los municipios uno escoge a las personas. Ojalá que los alcaldes no traten de entrar en otro ambiente, que sean demócratas y les den oportunidad a otros”, comentó Brenes.
Tinoco también considera inconveniente la propuesta porque “las elecciones municipales perderían su sentido, ya los candidatos a alcaldes no se preocuparían por convencer al electorado, porque casi sería un voto en cascada”.
Ninguna propuesta debe ser descalificada, considera Gutiérrez, porque “hay que revisar con ojo crítico y mente serena. No hay que divinizarla ni satanizarla”.