Política

Funcionarios están sujetos al escrutinio público

* Declaraciones patrimoniales deben conocerse * Especialista afirma que las contralorías o como se llamen en otros países no pueden condicionar la información patrimonial

Ary Pantoja

Conforme a la Ley de Acceso a la Información Pública, cualquier ciudadano nicaragüense debería conocer las declaraciones patrimoniales de los funcionarios públicos. En opinión de Eduardo Bertoni, Director Ejecutivo de la Fundación para el Debido Proceso Penal, ningún funcionario público debería ampararse en ley alguna para impedir que se conozca su declaración de probidad.
“Los funcionarios están sujetos al escrutinio público de una manera diferente a la que lo están los particulares, y esto lo ha establecido incluso la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, expresó Bertoni.
Durante un conversatorio sobre la Ley de Acceso a la Información Pública realizado en la Universidad Centroamericana (UCA) por la Fundación Violeta Barrios de Chamorro y auspiciado por la Agencia Internacional para el Desarrollo de los Estados Unidos (Usaid), Bertoni señaló que muchos funcionarios se amparan en la protección de su honra y honor para evitar que se conozca el monto de su patrimonio.
No hay escapatoria
“Por supuesto que tiene vida privada, pero el funcionario público se expone voluntariamente al escrutinio público. El funcionario público es quien lleva las funciones del Estado y por eso es necesario que esté bajo la luz pública; es así que sus declaraciones patrimoniales son una prueba de cómo está manejando sus propias finanzas en función de lo que está ganando como funcionario público”, explicó.
A juicio de Bertoni, la Contraloría General de la República --o el organismo homólogo en otros países--, no tiene facultad para negar dar a conocer las declaraciones patrimoniales de los funcionarios públicos.
“Si el funcionario público tiene que autorizar (a la Contraloría) dar a conocer su declaración jurada de bienes, en definitiva estamos negando el acceso a la información”, explicó.
Funcionarios no son dueños de la información
Bertoni considera importante establecer en una Ley de Acceso a la Información Pública cuál es información pública, cuál es privada y qué información, siendo del Estado, se considerará reservada, así como explicar los motivos de por qué es reservada o restringida.
“En principio, la información es pública, claro que hay sus excepciones. La cuestión es cómo se regulan esas excepciones. Es mejor que las excepciones se regulen mediante una ley y no dejarlas al libre albedrío de los funcionarios públicos. Es importante que quede claro que la excepción no debe depender de la discreción de un funcionario público”, explicó.