Política

Funcionarios brincan por salarios

* Opiniones divididas entre correligionarios rojos y rojinegros * Organismos aplauden iniciativa

Consuelo Sandoval

El anteproyecto de regulación salarial de los altos funcionarios públicos del Estado causó todo tipo de comentarios entre representantes de organismos civiles que aplaudieron la disposición y algunos servidores públicos que mostraron reacciones encontradas que van, desde el total rechazo, cautela, y hasta la resignación de vislumbrar a corto plazo una considerable merma en sus ingresos.
Por ejemplo, el magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSE) René Herrera, cuestionó la iniciativa por considerarla incorrecta y porque según él, nació producto de la maquinación de los medios de comunicación.
Herrera opina que el salario que devengan los altos funcionarios es el correcto, y por ende, no comparte ni siquiera el criterio de su correligionario liberal Wilfredo Navarro, quien patentizó su pleno respaldo al anteproyecto de ley que podría ser presentado hoy en reunión de Junta directiva.
Opiniones divididas entre funcionarios PLC
“Tal vez él (Navarro) tiene otros ingresos, cada quien vive la vida a su manera... Si la Asamblea lo aprueba, creo que sería una decisión de corte político; las envidias nunca son sanas. Yo no le envidio nada a nadie, el que pueda tener que tenga, esas son enfermedades que le dan a la gente que cree que con eso se van a ir al cielo. Ustedes (medios de comunicación) han creado el ambiente para que otros sientan el complejo de culpa y hagan locuras como éstas”, señaló Herrera.
Su colega José Luis Villavicencio se mostró resignado a aceptar la decisión del Parlamento, advirtiendo que “si por la situación económica actual que se vive se requiere de establecer salarios que estén acordes a la realidad económica, yo creo que sería lo más correcto”.
En tanto, la magistrada de la Corte Suprema de Justicia Juana Méndez, opinó que los ingresos que devengan los funcionarios deben regularse, no obstante, estima que debería contemplarse una compensación salarial ante la pérdida del valor adquisitivo de la moneda.
También entre funcionarios FSLN
“La reducción no debería ser excesiva para que las escalas salariales más bajas tengan la posibilidad de incrementarse, y paralelamente deberían plantearse otras consideraciones para que no se deterioren los salarios de los trabajadores, tales como indexaciones que compensen la devaluación de la moneda, porque si se pone un tope salarial difícilmente las otras escalas podrán pedir un reajuste”, comentó.
Méndez considera que a los profesionales se les tiene que reconocer su especialización, advirtiendo que en caso contrario, “podría haber fuga de inteligencia”.
Mencionó además que los funcionarios judiciales siguen siendo “requeridos por la gente para que les ayudemos. Estamos rodeados de mucha miseria y nos vemos en la obligación de compartir el salario, y muchas veces generamos subempleos”.
Organismos aplauden
Por su lado, los representantes de la Coordinadora Civil y de Ipade, Georgina Muñoz y Mauricio Zúniga, respectivamente, aplaudieron la iniciativa y demandaron a los representantes del resto de poderes del Estado a asumir la reducción salarial establecida en el Gobierno Central.
Muñoz reconoció que la reducción salarial en el Gobierno no implica un fuerte impacto en el Presupuesto Nacional, no obstante, destacó que esa debe ser una ley que se tiene que aplicar en todos los poderes del Estado, “no podemos seguir dándonos el lujo de tener ese nivel de ingresos en medio de tanta pobreza, porque más del 80 por ciento de la población come con menos de dos dólares al día”.
Por su parte, Zúniga elogió la iniciativa porque según él, “reducir los megasalarios es una de las medidas más positivas que ha tomado el Gobierno, porque muestra que tiene sensibilidad social ante la extrema pobreza del país, ya que al reducir esta cantidad cuenta con una reserva para disponerla en función de recursos sociales para invertirlos en áreas sociales, y porque es coherente con la función pública, que es la de servicio a la sociedad”.