Política

Atractiva cooperación brasileña

* Prevén fuerte inversión en desarrollo hidroeléctrico, carreteras y mil buses en cinco años * Instalan mesas de trabajo por rubros y sectores

Esteban Solís

Nicaragua y Brasil empezaron a definir ayer en Managua el marco de la cooperación bilateral con la instalación de varias mesas de trabajo con temas de infraestructura, comercio e inversiones, aspectos sociales,
asuntos exteriores, así como correos y telecomunicaciones. Los presidentes de ambos países, Daniel Ortega y Luiz Inácio Lula Da Silva, ratificarán “muy pronto” esos acuerdos.
Una numerosa delegación de Brasil que incluye a funcionarios del Gobierno y representantes de varias empresas visitó al presidente Daniel Ortega, que de inmediato puso sobre la mesa las necesidades más urgentes del país, entre las que destacó la adquisición de unos mil buses en el período de su mandato, inversiones en el campo energético, así como apoyo a la salud, educación y el combate a la pobreza.
La representación brasileña está encabezada por el embajador Jorge Taunay, portador de una carta del mandatario de la nación del sur en la que reitera a su colega nicaragüense las excelentes relaciones políticas que los identifican, así como su deseo de trabajar por la integración regional y su disposición de cooperar en el esfuerzo de desarrollo de Nicaragua.
Proyectos hidroeléctricos
Ortega, que estuvo acompañado por varios funcionarios de su Gobierno, pidió apoyo a Brasil para reactivar algunos proyectos hidroeléctricos, sobre todo dos de los más grandes que se encuentran en la cuenca del río Grande de Matagalpa.
En ese sentido hizo ver a la delegación sureña que para paliar el déficit energético Venezuela ha entregado varias plantas térmicas que trabajan con diesel y los 2.4 millones de bombillos enviados por Cuba que le significará al país, una vez instalados, un ahorro aproximado de 60 megavatios.
Recordó que Brasil tiene programas para el combate a la pobreza, y es una potencia en la producción de medicamentos que tanto se necesitan en Nicaragua para aliviar los problemas de salud.
Mil buses en cinco años
Representantes de dos de las empresas de automotores de fama mundial instaladas en Brasil, Mercedes Benz y Marco Polo, integran la delegación brasileña y lo que parece haber entusiasmado mucho al presidente Ortega, quien hizo el anuncio de la necesidad de la adquisición de esas mil unidades para el transporte público a razón de 200 cada año.
Ortega mencionó la posibilidad de la construcción, siempre con la cooperación de Brasil, de una gran pista de circunvalación que atravesaría varios departamentos de norte a sur, de un acueducto en Managua de aproximadamente 50 kilómetros y otro proyecto para agua potable e irrigación, cuya fuente natural sería el Lago de Nicaragua.
Acompañaron a Ortega el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, tras llamar la atención de los diputados para que no obstaculicen la ratificación de esos futuros acuerdos.
Proyectos de urgencia
Debido a la urgencia de algunos requerimientos en sectores como energía, agrícultura, infraestructura y transporte, éstos son los que con mayor velocidad van a caminar en estas negociaciones para que a corto plazo entren en ejecución, una vez que sean ratificados los acuerdos por los dos presidentes.