Política

Ortega confrontativo

Analistas valoran los primeros cien días del gobierno de Daniel Ortega y aseguran que están marcados por la relación con Hugo Chávez.

Los primeros cien días de gobierno del presidente Daniel Ortega, han estado marcados por su "excesivo alineamiento" con el jefe de Estado venezolano, Hugo Chávez, y sus "confrontaciones" con Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras y México.
Así lo valoraron hoy académicos, analistas y diplomáticos durante la participación de un panel en la Universidad Centroamericana (UCA) sobre los primeros cien días de administración del líder sandinista. "Hay un mal manejo de la política exterior", dijo el ex embajador de Nicaragua en Venezuela Róger Guevara.
Provocaciones innecesarias
Mencionó que hay "hay provocaciones innecesarias y conflictivas" con EEUU, con los vecinos de Centroamérica, Colombia y México, y por otro lado un "excesivo y aparente incondicional alineamiento con la política exterior del presidente Chávez". "No tenemos por qué sudar la calentura de Chávez. Él tiene una realidad económica, geopolítica y nosotros tenemos otra", agregó.
Por su parte, el ex embajador Ariel Granera y el ex presidente de la Asamblea Nacional, Cairo Manuel López, criticaron las alianzas de Nicaragua con Irán y Libia. "¿Cuál es el beneficio que Nicaragua le puede sacar a asociarse con Irán, que está confrontado con la comunidad internacional y sancionado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas?", se preguntó Granera.
Política errada
A su juicio, la política exterior de Ortega, que tomó posesión el 10 de enero pasado, ha sido "errática", e incluso, agregó, "aparecería como una política que anda comprando enemistades", en vez de hacer amistades y mantener buenas relaciones con todos los países.
Los expositores resaltaron el esfuerzo hecho por el jefe de la diplomacia Samuel Santos, por evitar que se profundicen o se den "conflictos innecesarios" con países a los que Ortega ataca. No obstante, para el analista y sociólogo Oscar René Vargas, las relaciones con Venezuela han impedido que Nicaragua se encuentre en recesión económica.
De acuerdo al también economista, las plantas de electricidad que Caracas envió a Managua ha permitido reducir el déficit energético a cinco por ciento de la demanda nacional, lo cual evitará a este país perder 150 millones de dólares en los primeros seis meses de 2007.
El presidente de la Cámara de Comercio de Nicaragua, José Adán Aguerri, elogió la reducción del déficit de energía, aunque advirtió que no es suficiente.
López, ex presidente del Parlamento, reconoció que las relaciones con Venezuela y la inclusión de Managua a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) "podría provocar un crecimiento económico en el país".
También resaltó el anuncio de la construcción de una refinería de Venezuela, en el occidente de Nicaragua.
En política, los expositores criticaron a Ortega por el secretismo en la información pública, los visos de autoritarismo, la falta de respeto a las leyes, estado de derecho e instituciones del país.
También que no se conoce el programa económico del gobierno, los despidos masivos de empleados públicos, y la división provocada en el seno de la jerarquía católica al designar al cardenal Miguel Obando y Bravo en un cargo creado por el Ejecutivo.
Como luces, la mayoría de integrantes del panel resaltó la disposición de Ortega de llegar a un entendimiento con el Fondo Monetario Internacional, la estabilidad macroeconómica y la reducción de apagones.
Además, la gratuidad de la educación y salud, aunque anotaron que no ha sido suficiente, la no autorización en los precios de fármacos y la reducción salarial de altos funcionarios del Ejecutivo.
Asimismo, que mantiene relaciones con EEUU, "que no haya actuado todavía de la forma en que lo hizo en los años 80" durante el primer gobierno sandinista (1979-1990), y el anuncio de grandes inversiones como la del multimillonario mexicano Carlos Slim.