Política

“Gobierno pasó la prueba”

El presidente Daniel Ortega arriba hoy a sus primeros cien días de gestión, y para el titular de la Asamblea Nacional, el sandinista René Núñez Téllez, pasó su primera prueba de fuego con buenas notas, pese a los cuestionamientos de la oposición y de sectores adversos a su administración

Consuelo Sandoval

Los críticos del gobierno de Daniel Ortega han cuestionado algunas de sus actuaciones por considerarlas excesivas, autoritarias y hasta dictatoriales, destacándose su decisión de despachar en su oficina de la Secretaría del Frente Sandinista, utilizar un escudo que no es el oficial en la papelería gubernamental y por regalar a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, dos manuscritos originales del poeta Rubén Darío referidos al libertador Simón Bolívar, entre otras decisiones.
Núñez Téllez, considerado el décimo integrante de la histórica Dirección Nacional del Frente Sandinista en la década de los años ochenta, cuando el actual gobernante ejerció su primer mandato presidencial, fue el único miembro del partido gobernante que aceptó analizar para EL NUEVO DIARIO los aciertos y errores de esta administración en sus primeros cien días.

Tres bancadas parlamentarias presentaron una iniciativa para obligar al presidente Ortega a que despache desde la antigua Casa Presidencial, ¿le dará el trámite correspondiente?
Aquí se le da trámite a toda iniciativa por más absurda que sea, pero para mí lo más importante no es dónde despache el Presidente, sino lo que está haciendo. Para mí es importante que se tome en consideración que algunas bancadas están peleando con molinos de viento en vez de a acompañar al gobierno de Nicaragua en asuntos importantes, como la gratuidad de la salud y la educación, que son retos del Milenio de Naciones Unidas; están boicoteando estas medidas y propiciando la protesta de un sector de los maestros por el incremento salarial.
¿Cree que se pueda aprobar una reforma para que haya ese incremento salarial?
El Gobierno está cumpliendo con los aumentos estipulados en el Presupuesto, de modo que no hay una razón real, sino una razón política para que haya protestas de sectores educativos sobre este aspecto.

¿Considera que el Presidente está siendo acosado?
La primera medida muy justa que adoptó el Gobierno fue suspender la creación de centros autónomos educativos que sustraían al Estado de su responsabilidad y mandaba a maestros, padres de familia y alumnos a subvencionar a estos centros. Es decir, empiezan a saltar algunos sectores políticos a buscar cómo evitar eso, entonces, esa es la motivación política principal que tienen algunos partidos para alentar una supuesta demanda de mejoramiento salarial, demanda que tiene sustento real, pero que en el compromiso hecho está siendo cumplida por el Gobierno.
A su juicio, ¿cuáles han sido los aciertos de los cien días del Gobierno?
Para mí lo más importante es que el Gobierno de Nicaragua ha dado pasos para cumplir con el principio constitucional que fue violado en 1990, que establece la gratuidad de la salud y la educación. Este Gobierno está buscando cómo se restablezca esa gratuidad, no solamente en cuanto a la atención, sino en cuanto a medicamentos y cirugías. Segundo, que el grueso de los niños tenga acceso a las aulas escolares.
Heredamos una crisis energética severa que todo mundo indicaba que en febrero y marzo el país iba a colapsar por falta de energía, y la crisis que había entre generadores y distribuidores, esfuerzos que no fueron acompañados por el ingeniero Enrique Bolaños, pero desde que se anunció el triunfo electoral se hicieron esfuerzos más sustantivos con el objeto de evitar la profundización de la crisis que actualmente está en franca superación.
¿Que está pasando con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional?
A despecho de muchos que deseaban que el Gobierno rompiera con el Fondo Monetario Internacional (FMI), hemos iniciado negociaciones serias y el Gobierno le ha presentado una propuesta de desarrollo para que discutamos qué le conviene a Nicaragua y en qué pueden ayudar los organismos internacionales para que se desarrolle. A finales de abril viene la misión del Fondo y ha habido un giro de la negociación. En el pasado el Fondo venía e imponía sus criterios y el Gobierno hacía lo que le decía, ahora estamos en una discusión en la que hay una posición de país para buscar el financiamiento y las políticas de apoyo técnico que puedan ayudar a Nicaragua para su desarrollo.
Se está cuestionando que el Presupuesto haya sido aprobado a como lo presentó Bolaños, que no incluyó el incremento salarial completo para los maestros.
El problema es que el Presupuesto debió aprobarse en diciembre, y la Asamblea Nacional no lo hizo porque el presidente Bolaños decidió irresponsablemente no incluir cerca de 500 ó 700 millones de córdobas en donaciones de la comunidad internacional y de un conjunto de préstamos.
El actual Gobierno difícilmente podía cambiar ese Presupuesto porque solamente tenía capacidad para hacerle algunas modificaciones que fundamentalmente incluyeron varias medidas de ahorro con la reducción de los megasalarios; decide compactar un conjunto de instituciones, y se conoce el alivio de la deuda del Banco Interamericano de Desarrollo, y cuando incluimos ese dinero de las donaciones y préstamos...
En total fueron 1,400 millones de córdobas, y de allí surgieron los reajustes que están dirigidos a políticas fundamentales como la gratuidad de la educación, el vaso de leche y la galleta nutricional de los niños, apoyo a los centros que serán desautonomizados; la adquisición de medicinas para los hospitales públicos; la campaña de alfabetización que inicia en mayo, y para el Programa Hambre Cero, conocido como el bono productivo alimentario dirigido a las familias campesinas pobres que les permita tener una capitalización para la producción de alimentos, fundamentalmente para las regiones de la Costa Caribe.
Si se ve, todos estos elementos están dirigidos a buscar que el país tenga una determinada capacidad económica para poder iniciar su despegue en las áreas que han sido abandonadas, como son los pequeños y medianos productores.
¿Cuáles son los errores que usted cree ha cometido el Presidente?
El Gobierno ha tenido la dificultad de tener una comunicación permanente con los medios de comunicación, realmente yo no podría decir que los medios de comunicación han sido bondadosos con el Gobierno, ha habido determinada hostilidad que debería ser pasada por alto por los voceros del Gobierno para darle permanentemente una comunicación a los medios, aunque sean hostiles.
También se ha cuestionado el escudo, que no es el oficial, y por esa razón la Primera Secretaría del Parlamento está devolviendo documentación gubernamental.
Creo que también hay elementos políticos de por medio, si usted observa las llamadas bancadas opositoras de ALN, PLC y el MRS, han sustentado sus actitudes antigobierno en asuntos fútiles, en cosas secundarias. Que si está en la Casa Mamón, que si el escudo es sicodélico o no es sicodélico...
¿Esto podría afectar las relaciones entre el Poder Legislativo y Ejecutivo?
Eso es intrascendente, todos los gobiernos han tenido su logotipo, entonces, el gobierno del presidente Ortega tiene derecho a tener su logotipo. Hasta ayer (miércoles) la Primera Secretaría no había devuelto la documentación, vamos a ver qué pasa si lo hace.
¿No cree que fue un error del Gobierno haber regalado los manuscritos de Rubén Darío?
Yo recuerdo que la vez que denunciamos la quiebra de los bancos y la forma en que el gobierno de Bolaños manejó la subasta de los bienes de los bancos quebrados, había tres manuscritos de Darío y fueron vendidos en 300 dólares, había cerca de cien cuadros de artistas nicaragüenses que fueron subastados y vendidos en una miseria.
Para que vea la hipocresía política. Ahí todo mundo se calló la boca y nadie dijo nada, entonces, una cosa es comercializar bienes nacionales que son patrimonio del país y otra cosa es depositar en un país amigo, cuna de un glorioso libertador latinoamericano, dos escritos referidos a él (Simón Bolívar). Creo que son elementos completamente diferentes.
¿Cómo valora las relaciones entre los poderes Ejecutivo y Legislativo?
Están bien, lo importante es que tenemos capacidad de comunicación y que estamos dispuestos a buscar leyes que sean de beneficio para el país.

Agenda parlamentaria
El presidente de la Asamblea Nacional también habla de su trabajo parlamentario, de la agenda y de cómo su bancada actuará en los próximos meses.
¿Cuál es la agenda parlamentaria para los próximos meses?
Tenemos que tratar las leyes complementarias del TLC entre Estados Unidos y Centroamérica, Ley del Agua, del Registro Público y un conjunto de leyes que están en proceso de formación, como la Ley del Salario Único que homologará el salario en todos los poderes del Estado.
¿Cuándo estaría concluido el debate del Código Penal?
Son tres libros, estamos en el segundo libro, y si mantenemos el ritmo de una sesión plenaria cada semana y el consenso de las mociones, podría estar aprobado a finales de año o comienzos de 2008, aunque entraría en vigencia un año después, porque como abarca toda la esfera penal del país, un conjunto de instituciones tiene que adecuarse a ese nuevo Código.
¿La bancada sandinista mantendrá su posición respecto al aborto terapéutico?
El Frente Sandinista mantendrá su posición sobre el aborto terapéutico, la discusión va a depender mucho del consenso. Usted sabe que se está hablando de una especie de panel que permita profundizar sobre el tema; vamos a asistir y a escuchar con la mente abierta para ver qué se puede consensuar.
¿Por qué dispuso limitar las intervenciones de los diputados en los previos?
La Ley Orgánica de la Asamblea Nacional plantea limitaciones en el uso de la palabra con el objeto de que cada diputado no se extienda una hora en su intervención, y porque necesitamos avanzar en las cuestiones sustantivas. Los previos no generan debate porque solamente son enunciaciones o posiciones particulares, de bancada, de partido, de cada diputado. Estipulamos que pueden hablar tres por cada bancada y uno de la minoritaria, con el objeto de dar un tiempo prudencial para luego pasar a debatir las leyes correspondientes.
¿Esta disposición no coarta la libertad de expresión de los diputados?
No, en ningún sentido. Los diputados pueden hablar las veces que ellos quieran en asunto de las leyes.