Política

Polaris quiere mantener concesión


Consuelo Sandoval

Los socios de Polaris Energy Nicaragua cabildearon ayer entre los diputados de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional en un desesperado intento por mantener la concesión, cuyos términos fueron incumplidos por sus socios originales, entre ellos el presidente del Cosep, Erwin Krüger.
Norbey Johanning transmitió el compromiso de Polaris para continuar las inversiones que podrían ascender a 60 millones de dólares para generar 30 megavatios a partir de 2008; y en una segunda fase alcanzarían la meta de 60 megavatios de energía geotérmica.
Los inversionistas, dueños de la fábrica de vehículos Mercedes Benz, temen que el Gobierno revoque la concesión, pues en febrero pasado la Procuraduría General validó una sentencia de la Corte Suprema de Justicia emitida el nueve de octubre del año pasado, que había denunciado la nulidad de la cesión del contrato de explotación de los campos geotérmicos, otorgada a Polaris Energy Nicaragua (Pensa), de la cual Krüger es socio minoritario con menos del cinco por ciento de las acciones.
“Estamos seguros que los problemas los podemos solucionar, hemos acatado la Ley y lo vamos a seguir haciendo en el futuro. Tenemos la esperanza de que con el nuevo gobierno vamos a avanzar más rápido”, expresó Johanning.
Agilizar proceso
Por su parte, el diputado Agustín Jarquín desestimó las causales para la anulación de la concesión del contrato, no obstante, urgió a los socios de la corporación internacional “agilizar el proceso de inversiones y reiniciar la perforación de nuevos pozos que debió haber comenzado en febrero pasado, para que se vea más claramente la voluntad de inversión, lo cual creará un ambiente más positivo en el gobierno de cara al tratamiento jurídico que está en el diferendo”.
Los inversionistas también se reunieron con el procurador Hernán Estrada y con el ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli.
La concesión fue otorgada inicialmente a Krüger, en calidad de representante de Intergeoterm, que surgió en 1999 y posteriormente se convirtió en San Jacinto Tizate, y se comprometió a generar 66 megavatios de energía, sin embargo, en la actualidad la compañía produce ocho megavatios. Polaris tomó participación en el proyecto desde hace tres años, explicó Jarquín.