Política

Gobierno debe acoger convención anticorrupción


Diversas organizaciones de la sociedad civil trabajan en conjunto con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) con el propósito de influir en el cumplimiento de la Convención Interamericana Contra la Corrupción (CICC), que Nicaragua ratificó durante el gobierno de Enrique Bolaños.
Gerardo Berthin, Director del Programa de Transparencia de la Usaid, explicó que “están apostando a que las Organizaciones No Gubernamentales, ONG, monitoreen el cumplimiento de la Convención porque no se puede perder el tiempo”.
El año pasado el Estado de Nicaragua se ofreció para ser evaluado, y de ese proceso surgieron 60 recomendaciones que deben ser acatadas por el nuevo gobierno. La Convención Interamericana Contra la Corrupción fue adoptada en 1996 por los Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), y nació con el objetivo de promover y fortalecer el desarrollo de mecanismos que prevengan, detecten y sancionen los actos de corrupción.

Ley de Acceso a la Información
Entre las sugerencias que salieron luego de la evaluación están la aprobación de una Ley de Acceso a la Información Pública y otra para proteger a quien denuncie la corrupción, además de la difusión de los nombres de los funcionarios públicos y el nombramiento bajo requisitos administrativos y no políticos de los funcionarios del Estado.
Según Berthin, 15 organizaciones no gubernamentales serán las encargadas de velar por los indicadores de cumplimiento de la Convención, pero debe haber cooperación entre el Estado y estas organizaciones. “El Estado debe poner esto (la implementación de las recomendaciones) como una prioridad”, expresó.
La Convención es el primer instrumento anticorrupción adoptado por los gobiernos de Latinoamérica, dijo Luis Aragón, coordinador general del área de Transparencia de Ética y Transparencia (EyT).