Política

Universitarios desaprueban poder de Rosario Murillo

* Sin embargo, reducción salarial en el Ejecutivo es aplaudida

La delegación de poder político que el presidente Daniel Ortega ha hecho en manos de la primera dama, Rosario Murillo, no es bien vista por los estudiantes universitarios de Managua, según una encuesta realizada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de la Universidad Central de Nicaragua (UCN).
El sondeo incluyó una muestra de 936 estudiantes entrevistados en un total de 14 universidades públicas y privadas, entre el 14 y el 21 de marzo, con un 95 por ciento de nivel de confianza y un error estándar del 0.04 por ciento.
En lo relativo a la evaluación política del gobierno de Ortega, la encuesta reveló que aunque el 40 por ciento piensa que las cosas se están haciendo mejor en el Gobierno, el 46.9 por ciento considera que es una mala decisión que el presidente Ortega haya decidido depositar responsabilidades en su esposa; esta valoración incluyó a 93 jóvenes que se identificaron como sandinistas.

El protagonismo es el problema
Jorge Guevara Balladares, coordinador de la investigación, consideró que dicha apreciación estudiantil obedece a “la campaña mediática feroz en contra de Rosario Murillo”, de quien destacó su condición de dirigente del FSLN. Pero Guevara reconoció que el protagonismo de Murillo “no goza del consenso” entre los estudiantes consultados.
El 57 por ciento de los estudiantes se declaró sin militancia política, mientras el 60 por ciento dijo profesar la religión católica. No obstante, el 45.4 por ciento expresó su desacuerdo con el nombramiento de coordinador del Consejo Nacional de Reconciliación al cardenal Miguel Obando y Bravo. El 34 por ciento también dijo no apoyar la decisión de que aceptase el cargo.

Aplauden otras medidas
Guevara resaltó sin embargo que el 41.2 por ciento de los encuestados piensa que el gobierno de Ortega está tomando medidas a favor de los más pobres del país sin distingo de partido político, y el 40 por ciento dice que sus medidas respetan el Estado de Derecho del país. Un 72 por ciento de forma unánime aplaude como saludable la medida de reducir los salarios en el Gabinete de Gobierno y señala que debe ampliarse a los demás poderes del Estado.
Sobre las críticas de Ortega a los medios de comunicación, la opinión universitaria se muestra dividida: el 32 por ciento considera que el Presidente intenta coartar la libertad de expresión, el 20 por ciento piensa lo contrario, y el 21 por ciento dijo que son otros los motivos del debate.
El Gabinete de Gobierno tampoco despierta mucha expectativa, ya que el 33 por ciento asevera que la calidad de los funcionarios es regular, el 21 por ciento dice que es buena y el 17 por ciento expresa que es mala.

Piden transparencia y democracia
Los estudiantes universitarios de Managua también demandan rendición de cuentas de las autoridades académicas, la no reelección en su seno, unos mecanismos de selección más democráticos y rechazan la privatización de facto de las universidades públicas ante la imposición de aranceles y creación de institutos privados asociados a universidades públicas.
Asimismo, los estudiantes desconfían de la administración del seis por ciento constitucional otorgado a universidades públicas y semiprivadas. El 45 por ciento piensa que los fondos no son bien utilizados, mientras el 60 por ciento asevera que se han producido supuestos “actos de corrupción” por lo que han oído al respecto.
El 66 por ciento afirma que la Ley de Autonomía Universitaria debería reformarse para ampliar el número de beneficiarios del seis por ciento e incluir a instituciones que están fuera.
El 65 por ciento rechaza que las universidades públicas cobren aranceles y tengan áreas privadas, como es el caso -–según Jorge Guevara, coordinador de la investigación-- del Instituto de Estudios Superiores (IES), de la Universidad de Ingeniería (UNI), el cual a su entender genera aproximadamente un millón de dólares anuales.