Política

Magistrado acusa a diplomáticos europeos

* Informe de los observadores denunció partidismo del CSE, y José Luis Villavicencio lo admite * Funcionario justifica alto costo de la cédula “por su calidad”

Consuelo Sandoval

El magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSJ) José Luis Villavicencio, reveló ayer que la misión de observación electoral de la Unión Europea fue presionada por los embajadores del Viejo Continente acreditados en Managua para que cuestionaran el partidismo de ese Poder del Estado en su informe final sobre las elecciones presidenciales.
El informe de la misión electoral europea señaló que la Ley Electoral está diseñada para dar cabida únicamente al sistema político bipartidista, y que el CSE estaba politizado a favor del Frente Sandinista y del Partido Liberal Constitucionalista. Villavicencio minimizó esos señalamientos y los atribuyó a las contradicciones internas de los diplomáticos europeos.
“En toda Europa están partidizados los órganos electorales, en Suecia son los partidos políticos quienes dirigen la organización electoral, allí no es necesario ni fiscales, entonces, ellos (parlamentarios) no cuestionaron, pero sí los embajadores que están acreditados en Nicaragua, que había que introducir los cuestionamientos a la partidización”, dijo.
Justifica costo
de cédulas
EL NUEVO DIARIO intentó conocer la reacción de la representante de la Unión Europea, Francesca Mosca, pero se encuentra fuera del país, según se dijo en su oficina.
Villavicencio también rechazó las críticas del informe de Ética y Transparencia respecto del alto costo de la cedulación, que se calcula en 50 dólares por cada una, aduciendo que obedece a que ese documento es elaborado con papel moneda, el mismo que sirve para la fabricación del dinero.
“La única cédula que no han podido falsificar los narcotraficantes en América Central es la nicaragüense, y la Interpol ha logrado detectar cualquier intento de falsificación, y eso es por las medidas de seguridad, porque el papel que utiliza Nicaragua no lo usa ningún otro país en América Central. En el Salvador y Honduras sus cédulas se parten en dos y se les puede cambiar la fotografía”, destacó.
Admite burocracia
El magistrado fue categórico al afirmar que no tramitarán cédulas de identidad a personas que no estén inscritas en el Registro Civil de las Personas.
Villavicencio admitió la burocracia existente en las oficinas de cedulación municipal para la tramitación del documento de identidad, y se quejó porque los diputados no les otorgan suficiente presupuesto para mantenerlas abiertas permanentemente.
“Existe un trámite muy engorroso, pero nos dan plata para abrir las oficinas municipales en períodos electorales, pero cuando no hay elecciones, nuestros honorables diputados de la Asamblea Nacional no nos dan presupuesto para mantener abiertas esas oficinas. Estamos haciendo convenios con las alcaldías para mantener a una persona en la cedulación”, manifestó.
Villavicencio emplazó a los representantes de Ética y Transparencia a señalar a los magistrados que poseen asesores devengando grandes salarios.