Política

Sacerdotes renuevan su castidad y pobreza


Monseñor Leopoldo Brenes presidió la Misa Crismal del Jueves Santo, en la Catedral de Managua, conmemorando la última cena de Cristo con sus discípulos antes de su detención y crucifixión.
La Misa Crismal se celebra en la mañana del Jueves Santo y está especialmente dirigida a los sacerdotes que renuevan sus votos de pobreza, castidad y obediencia.
Después de la homilía tuvo lugar la renovación de las promesas sacerdotales y la bendición del aceite utilizado para los catecúmenos y los enfermos.
“Significa la bendición de los óleos, el de los enfermos y los catecúmenos, y consagramos el Santo Crisma, se le hecha un perfume especial, a los que son llamados sacerdotes se les ungen las manos, por eso el pueblo dice que tienen las manos consagradas”, afirmó el religioso.
La misa oficiada por monseñor Brenes con 120 sacerdotes de Managua, Carazo y Masaya fue una de las principales actividades del pueblo católico en Semana Santa.
En la misa participaron como invitados especiales el cardenal Miguel Obando y el obispo emérito Gerardo Scarpone, de Honduras.
A orar por sacerdotes
Monseñor Brenes hizo un llamado a los feligreses para que oren por los sacerdotes, que son los guías espirituales
“Todos los sacerdotes ordenados renovamos las promesas que nos recuerdan nuestro sacerdocio. Y pedimos por cada sacerdote y por el Obispo”, agregó.
El líder religioso evitó comentar sobre algunos temas que conmueven a la opinión publica, como la llegada al país del llamado “anticristo boricua” el próximo mes.
“No quiero hacer propaganda a nadie”, respondió enfáticamente Brenes al ser consultado. Con respecto a las acusaciones de abusos deshonestos en contra niños de todo el país que enfrenta el sacerdote Marco Dessi en Italia, aclaró que no le corresponde a él opinar sobre el tema, porque además de que ni siquiera lo conoce, le corresponde al obispo de la diócesis de León y Chinandega, que es donde Dessi operaba.