Política

Navarro contra organizaciones civiles

* Legislará para que haya control de sus fondos

Consuelo Sandoval

El primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, anunció ayer que impulsará la aprobación de una ley para regular los fondos provenientes de donaciones externas que son administrados por organizaciones civiles.
Navarro adujo que estos organismos exigen transparencia a los políticos, pero nadie ejerce control sobre los recursos que perciben de los países donantes, y aseguró que sus directivos se enriquecen percibiendo megasalarios.
“Gobernación regula las funciones de esos organismos, pero los salarios que se recetan los directores nadie los controla. Por ejemplo, el Movimiento por Nicaragua y todos estos movimientos, te garantizo que los jefes ganan más de 6 mil dólares, y además de vehículo y un montón de prerrogativas, y nadie les revisa a ellos. Aquí se cometen montones de sinvergüenzadas, si hablamos de frenar la corrupción frenemos la corrupción de los privados, porque esa plata está sirviendo para enriquecer a un grupito”, reprochó Navarro.
La directora del Movimiento por Nicaragua, Violeta Granera, concordó con Navarro en que si las organizaciones civiles exigen transparencia, también deben demostrar transparencia, pero negó que devenguen megasalarios.
“Yo quisiera que el diputado Navarro demuestre lo que dice, porque en el Movimiento por Nicaragua hay un staff relativamente pequeño; yo gano 2,800 dólares mensuales, ni siquiera tengo vehículo, gasolina, celular, vivo de mi trabajo, dono mi tiempo libre. Yo quisiera que el diputado Navarro se diera cuenta que los afiliados y miembros del comité coordinador y ejecutivo no tienen dietas ni devengan salario, y más bien ponen de su bolsa para muchas actividades”, aseguró Granera.
Granera se declaró opuesta a que se redacte una nueva legislación, señalando que las ONG presentan sus informes anuales ante el Ministerio de Gobernación.
Ética y Transparencia rechaza
Por su parte, el director ejecutivo de Ética y Transparencia, Roberto Courtney, rechazó que devenguen jugosos salarios, no obstante, se declaró dispuesto a que se apruebe una nueva legislación.
“No hay ninguna posibilidad de que alguien estuviera enriqueciéndose, porque los donantes no andan pagando para ese tipo de cosas. Los salarios de directores llegan a dos mil dólares mensuales, nadie se enriquece, yo devengo mil dólares en épocas electorales y no vemos problemas con regulación, bienvenida sea”, dijo.