Política

Una elección sin sorpresas

* ALN y MRS abandonan sala de sesiones donde una vez más se impuso el pacto entre el FSLN y el PLC

Todo estaba fraguado. Hasta la función que montó la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN). Diputados liberales del Partido Liberal Constitucionalista y diputados sandinistas, como suele suceder, fueron los únicos que llegaron hasta el final de la sesión.
Sesión que pareció efectuarse en cualquier mercado nicaragüense, sólo que sin venta de frutas y de carnes. Juana Méndez, ahora Magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), marcó la línea fronteriza entre los legisladores. Ovacionada y abucheada, Méndez propició que los diputados de la ALN golpearan sus nudillos contra los escritorios. Y la sesión llegó a su clímax.
Mientras el primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, gritaba para hacerse escuchar entre la bulla de sus otrora compañeros liberales, los sandinistas sonreían tímidos, esperando que Navarro dejara de gritar, porque no se le entendía nada, y los liberales cesaran el griterío que entorpecía los tímpanos de los allí presentes.
Hasta entonces todo acabó. La función terminó, pero la elección apenas empezaba. La primera en ser nombrada fue Méndez, famosa por haber enjuiciado a Arnoldo Alemán. Sentados en sus curules, los diputados sandinistas aplaudieron a la ex jueza, quien se levantó agitando sus brazos.
“Los dundos” y el iceberg
“No te das cuenta, papito, que esto es un iceberg que viene saliendo”, exclamó María Eugenia Sequeira, jefa de bancada de la ALN, luego que salieron uno por uno sus correligionarios, todos sonrientes, como saboreando la victoria después de haber boicoteado el discurso del “pactista” Wilfredo Navarro. Le siguieron los diputados del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), que en esta ocasión salieron silenciosos del Parlamento.
En el ofuscamiento, Sequeira, que hablaba tropezándose con las palabras, confundió el socialismo, el sistema parlamentario y el comunismo que, según ella, se establecerá en Nicaragua por la influencia del presidente venezolano Hugo Chávez.
“Esto es un iceberg que viene saliendo y sólo los dundos no se quieren dar cuenta de la gravedad que existe en Nicaragua”, insistía la diputada, quien incursionó en la política de la mano de Arnoldo Alemán.

Dos, dos, dos...
Los cuatro nuevos magistrados entraron el hemiciclo para ser juramentados después de haber sido electos con 65 votos. A Sergio Cuarezma, un poco parco, le seguía Alba Luz Ramos, luego, sonriente, Iván Escobar Fornos, y por último Juana Méndez, la más aplaudida.
Tanta fue la emoción de Méndez, que movía sus manos saludando a los diputados sandinistas. Vestida de rojo y negro y acompañada por su maestra de antaño, quien la introdujo en estos trotes, doña María Haydeé Flores, Méndez sacaba dos de sus dedos, recordando la campaña electoral del presidente Daniel Ortega. “Dos, dos, dos...”, en lenguaje corporal.
Terminó la elección de los magistrados y también la bulla y el alboroto, que traspasaron el hemiciclo, donde los periodistas buscaban las reacciones de los recién electos y de los no electos. Luego no hubo nuevas: fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, y Ana Julia Guido como Fiscal Adjunta. Aparte de 16 conjueces, la mayoría de ellos unos completos desconocidos, y de la Vicesuperintendente de Bancos.
Los alfiles
La votación de ayer fue posible por el respaldo de Salvador Talavera y Mario Valle, que se sumaron al FSLN para elegir más de 30 cargos públicos, incluyendo la ratificación de seis funcionarios nombrados por el Ejecutivo.
El camino también le fue allanado a las dos bancadas mayoritarias por la jefa de la bancada de ALN, María Eugenia Sequeira, que irónicamente retiró las candidaturas que había inscrito esa alianza política.
También se eligió a los 16 conjueces, a los tres miembros propietarios y suplentes del Tribunal Tributario Administrativo: Marlon Brenes Vivas, Presidente de ese Tribunal; Guadalupe Mejía y Margarita Ramírez como miembros propietarios. Como suplentes Alba Nubia Pallaviccini, Oscar Alberto Castrillo y Perla Azucena Machado Valerio.
Con 61 votos fue electa como vicesuperintendente de Bancos y otras instituciones financieras la ex funcionaria de la Asamblea Nacional Virginia Molina Hurtado, quien había sido propuesta por el Ejecutivo. Ella corrió sola en la elección, ya que ALN había retirado la candidatura de Azucena Castillo. También al ex diputado Orlando Mayorga Sánchez (con 62 votos a favor) como presidente del Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación, y como vicepresidente, Guillermo Antonio Martínez.

MRS: “Fue una farsa”
Ary Pantoja

El diputado del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) Enrique Sáenz calificó la sesión como “una farsa”, y por ello su bancada decidió abandonar el hemiciclo parlamentario.
“Asistimos a un capítu-
lo más del pacto (libero-san-dinista). No hay nada más que
elegir, simplemente (hay una elección) entre El Chile y El Carmen”, expresó Sáenz al abandonar el Parlamento junto al resto de diputados de su bancada, excepto Mario Valle.
Sáenz dijo que legalmente no se puede hacer nada en contra de la elección. “Se sigue pavimentando el camino para el proyecto autoritario que tarde o temprano vamos a sufrir en carne propia”, expresó.
A juicio de Sáenz, la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no es más que un “pago de favores políticos entre el Frente Sandinista y el PLC”.

El caso Cuarezma
En torno a la elección de Sergio Cuarezma, Sáenz expresó que el nombramiento es parte de “una transacción entre caudillos (Arnoldo Alemán y Daniel Ortega) en la que hay compra y venta de conciencias conforme a los intereses de los dos caudillos”.
La elección de Cuarezma fue cuestionada por la diputada de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) Jamileth Bonilla, quien recordó que Cuarezma es el esposo de la juez de Vigilancia Penitenciaria Roxana Zapata. Zapata otorgó a Alemán el beneficio de reo valetudinario, lo que le permitió obtener la convivencia familiar, extensiva ahora a todo el país.