Política

Doce candidatos para tres magistrados

* Doctores Iván Escobar Fornos, Alba Luz Ramos y Guillermo Argüello Poessy parecen ser los benditos

Edgard Barberena

Doce aspirantes a ocupar magistraturas en la Corte Suprema de Justicia comparecieron ayer ante una comisión especial de la Asamblea Nacional, la que les hizo preguntas mediante audiencias por separado.
Los aspirantes a las magistraturas fueron propuestos por el presidente Daniel Ortega y diputados de las diferentes bancadas del Legislativo.
Julio Ruiz Quezada, propuesto en la terna que envió el Ejecutivo a la Asamblea Nacional como también en una de la ALN, dijo al salir de la audiencia que arregló un problemita que tenía por directivo del partido Conservador, “pero traje la Constitución de la República, donde dice que la condición es que uno renuncie al momento de ser elegido”.
Candidatos de experiencia
Orestes Romero, un abogado con más de 40 años de trabajar con la iniciativa privada y designados por el presidente Daniel Ortega, dijo que aceptó la postulación para ver si sale electo y así trabajar por limpiarle la cara al sistema judicial que últimamente ha sido muy criticado.
En círculos legislativos se comenta que los doctores Iván Escobar Fornos y Alba Luz Ramos tienen seguros sus cargos.
La doctora Alba Luz Ramos se mostró optimista de que el plenario la reelija para un nuevo período en la CSJ, “ya que tengo suficiente experiencia, he hecho un buen trabajo y creo que me he esforzado en el Poder Judicial”.
La doctora Ramos se ha involucrado en el proceso de modernización a que desde hace unos años atrás fue sometido el Poder Judicial, y desde antes de ser presidenta de la CSJ el 70% de su tiempo lo utilizó en impulsar los proyectos de modernización.
Sergio Cuarezma, Director del Instituto de Estudios e Investigaciones Jurídicas, dijo al salir de la audiencia que la comisión le preguntó cuál sería “mi aportación si eventualmente saldría electo magistrado. Mi respuesta fue básica y simple: en primer lugar, continuar haciendo lo que he venido trabajando, es decir aportando un grano de arena en el fortalecimiento de la institucionalidad”.
Estimó que estando dentro de la CSJ tendría mejores posibilidades de trabajar más a profundidad que estando fuera y en segundo lugar, “a la comisión le expresé que mi trabajo siempre se desarrollará en el marco de la Constitución Política.
Guillermo Argüello Poessy, aspirante a magistrado de la CSJ y propuesto por el PLC, recordó que mientras ningún candidato obtenga los 56 votos no podrá ser miembro de la máxima instancia judicial del país.
Sobre el partidismo de los magistrados dijo que “pretender traer aquí a alguien que nunca ha participado en política y que no tiene respaldo de 56 votos, es bien difícil. Yo no sé si tendré los 56 votos”, insistió.