Política

Chávez arribó lírico

* Su visita se interpreta como una ratificación de los acuerdos entre Nicaragua y Venezuela

Heberto Rodríguez

A su arribo a Nicaragua, al caer la tarde de ayer, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, atacó a su homólogo norteamericano Jorge W. Bush, recordó a Bolívar, a Sandino y a Rubén Darío, pero no dijo si devolvería los manuscritos del poeta que recientemente le regaló el mandatario Daniel Ortega.
Chávez confesó que durante el vuelo venía leyendo la “Oda a Roossevelt”, de Darío. Sin embargo, no refirió nada de la “Oda a Bolívar” y de “Ensalmo Bolivariano”, los poemas que le fueron regalados.
Por su parte, Ortega igual lo recibió recordándole que Nicaragua es “su tierra y su patria”. Casi al pie de las escaleras del avión, Ortega reiteró los acuerdos suscritos con Chávez.
“Estos grandes temas que hoy nos unen a los pueblos latinoamericanos y caribeños en esta lucha por lograr nuestra total independencia, en esta lucha contra la pobreza, el hambre, el desempleo, en esta lucha en la que tenemos que unir fuerzas todos, para que podamos resistir y avanzar independientemente de los designios de los imperios”, expresó Ortega.
Después de la rápida intervención del presidente Ortega, Chávez tomó la palabra, dejando claro que sería breve.
Las llamaradas
“Traemos este fuego patrio que ha renacido, porque de eso se trata, los fuegos patrios así como los fuegos físicos, a veces se apagan, o tienden a apagarse, pero llegan los momentos de las llamaradas --decía (José) Martí-- a la hora de los hornos”, inició.
Posteriormente manifestó: “Podríamos decir aquí en Managua hoy, con esta brisa hermosa, esta tarde bonita, fresca y clara, estamos en la hora de otra llamarada, es la llamarada de Bolívar que vuelve, es la llamarada de Sandino que vuelve, es la llamarada de Rubén Darío, el poeta antiimperialista infinito, es la llamarada de la patria, pues. Llamarada que nos une, llamarada para la vida, para la construcción, en el horno nuevo de la gran patria, el gran sueño de patria, el gran sueño de una verdadera y libre patria. En eso andamos”.
Duro contra Bush
Fue ese el momento que aprovechó para atacar al imperio norteamericano y específicamente al presidente George W. Bush.
“El imperio norteamericano es el bombero de las llamaradas, con sus muy conocidas políticas divisionistas, contrarrevolucionarias, reaccionarias, con su quinta columna que se infiltra por todos estos pueblos, con sus invasiones, asesinatos, genocidios, con sus golpes de Estado, con sus contras, con sus sabotajes, con sus desestabilizaciones, es el gobierno norteamericano el que ha logrado en estos 200 años frenar las llamaradas”, manifestó.
La visita de Chávez a Nicaragua, de casi siete horas, es la segunda desde que Ortega asumió la presidencia el 10 de enero pasado, ocasión en la que asistió, igualmente de tarde, para firmar, además, acuerdos de cooperación en materia energética y financiera.