Política

Tensión con Fenosa

T Presidente denuncia veladas amenazas de cortar cooperación española si cancelan contrato con trasnacional T Secretario de Estado Adjunto para Asuntos Económicos, Energéticos y de Negocios de Estados Unidos visita a mandatario

Esteban Solís

El presidente de la República, Daniel Ortega, denunció ayer presiones provenientes de la trasnacional Unión de Fenosa en complicidad con la embajada de España en Nicaragua en el sentido que, de seguir el nivel de problemas entre el gobierno y la empresa, estaría en peligro la cooperación española hacia nuestro país.
Ofreció detalles como el hecho de que el embajador de España en Nicaragua se reunió en dos ocasiones con personeros de la trasnacional, violando, según Ortega, una de las cláusulas del contrato en que se establece que el inversionista no puede acudir a su gobierno en caso se conflicto local.
Ortega anunció que esta misma semana llamará al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para conocer si ésta es la posición oficial de su gobierno respecto de la empresa cuya eficiencia en Nicaragua ha sido cuestionada en las últimas semanas por el gobierno y, desde hace muchos años, por los miles de consumidores de energía.
El presidente Ortega declaró, al término de una reunión con el secretario de Estado adjunto para Asuntos Económicos, Energéticos y de Negocios de Estados Unidos, Donald Sullivan, que su gobierno revisará los acuerdos con Unión Fenosa, al reiterar lo anunciado el pasado sábado durante un acto político en Masaya.
No descartan fin de contrato
Las declaraciones de Ortega fueron respaldadas por el ministro de Energía, Emilio Rappaccioli, quien dijo a la prensa que los acuerdos entre el gobierno y las empresas Disnorte y Dissur de Unión Fenosa están siendo revisados seriamente debido a incumplimientos con el servicio de energía, y porque dichas empresas no han hecho inversiones significativas para mejorar sus servicios, razones suficientes para cancelar dicho contrato, dejó entrever el funcionario.
Al salir de la reunión con Sullivan, el Presidente reiteró la solicitud de Nicaragua al gobierno de Estados Unidos para que la distribución de los recursos contenidos en la Corporación Reto del Milenio sea más equitativa en el sentido de que los fondos de compensación sean similares a los otorgados a otros países.
Ortega dijo que esta demanda no solamente ha sido planteada al gobierno de Estados Unidos, sino que también a los países europeos interesados en apoyar los programas sociales y económicos para la reducción de los niveles de pobreza existentes en Nicaragua.
Por la noche con el PLC
Después de la reunión con Sullivan, el presidente Ortega recibió a la comisión institucional del Partido Liberal Constitucionalista integrada, entre otros, por María Haydée Ozuna, Wilfredo Navarro y Oscar Moncada.
En la agenda de esta reunión se abordarían las preocupaciones existentes a raíz de la crisis de energía por lo que los liberales insistieron con Ortega en la pronta ratificación de los acuerdos con Venezuela en esta materia, así como la cooperación en salud y educación.
La reunión entre las partes duró casi dos horas, pero al final no hubo mucha explicación de los restantes temas abordados.

“Hubo discrecionalidad
con dos medios”
Anoche mismo, el presidente Ortega enderezó nuevamente sus baterías contra los medios de comunicación al señalar a dos de ellos que “solamente el año pasado recibieron 22 millones de dólares en concepto de exoneraciones”.
“Ha habido discrecionalidad política con estos medios y por eso vamos a revisar sus casos”, dijo el Presidente al término de la reunión con Sullivan.

EU apoya reformas económicas
EFE
El gobierno de Estados Unidos está trabajando con los líderes políticos y comerciales de Nicaragua para apoyar reformas económicas continuas que promuevan la prosperidad y refuercen la libertad y la democracia.
Así lo afirmó hoy en esta capital el secretario de Estado Adjunto para Asuntos Económicos, Energéticos y de Negocios de Estados Unidos, Donald Sullivan, que realiza una breve visita a este país.
Antes de reunirse con el presidente Ortega por la noche, al medio día almorzó con socios de la Cámara Americana Nicaragüense de Comercio, Amcham, y enfatizó que el gobierno de su país y el sector privado están comprometidos con el presidente Daniel Ortega a ayudar a continuar teniendo políticas económicas saludables para reducir la pobreza.
Buenas perspectivas
Sullivan destacó que el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y los Estados Unidos, Cafta, ha permitido que las exportaciones de sandías de Nicaragua a Estados Unidos en 2005 se cuadruplicaran.
Agregó que en el mismo año las exportaciones a Estados Unidos de puros fabricado en Nicaragua se duplicaron, mientras ahora los supermercados norteamericanos importan sus bienes agrícolas, lo que beneficia a pequeñas empresas y cooperativas de productores.
Afirmó que como resultado de la vigencia del Cafta, las compañías estadounidenses están trayendo a Nicaragua muchas inversiones, y destacó el caso de una compañía norteamericana que está invirtiendo cien millones de dólares para producir tela de mezclilla en un municipio cerca de Managua.
Añadió que otras compañías norteamericanas han pensado en invertir en Nicaragua como resultado del Cafta, para crear “miles y miles de empleos”, que son vitales para aliviar el problema de la pobreza.
Otro compromiso con el gobierno
Sullivan anotó que el acuerdo de Nicaragua con la Corporación Reto del Milenio “es otro componente vital en nuestro compromiso económico con Nicaragua” para promover el desarrollo de empresas rurales y otorgar títulos de propiedad a personas pobres.
También abogó para que se resuelvan problemas como el alto costo del transporte en el país y, en ese sentido, señaló que, mientras en Nicaragua cuesta 1,020 dólares la exportación de un contenedor, en el vecino El Salvador el costo de este servicio es de 515 dólares.
“Para que Nicaragua pueda desarrollar un rol más dinámico en el sector global, más allá del sector maquila, textil y vestuario, es importante mejorar el estado de las carreteras y los puertos, y mejorar las instalaciones para el procesamiento de los productos”, subrayó Sullivan.